Las Provincias

Cuando la automoción es más que coches

Embalaje de Plásticos Flome para la compañía Ford. :: LP
Embalaje de Plásticos Flome para la compañía Ford. :: LP
  • Trabaja para Ford, Jaguar, Land Rover, BMW, Volvo o Renault, pero su producto no llega al conductor pese a ser clave para el resultado

  • Plásticos Flome casi ha triplicado sus ventas desde 2014, sirviendo el embalaje de componentes a grandes firmas

La automoción es mucho más que coches o motos. Sólo en la Comunitat Valenciana, la industria del automóvil genera una facturación agrupada de 10.000 millones de euros y es la responsable de 18.000 empleos directos. Además de la fabricación de los componentes que se ensamblarán para formar un vehículo, el sector cuenta con servicios especializados que tienen a las propias empresas del sector como objetivo, independientemente de lo que produzcan y la finalidad que tengan y que, no necesariamente, terminan formando parte del producto final.

Éste es el caso de Plásticos Flome, empresa valenciana dedicada a la producción de embalajes industriales para marcas de la automoción que empezó trabajado para Ford y que hoy dispone un relevante listado de clientes repartidos por toda Europa.

Sus orígenes se remontan a 1978, cuando Eduardo Flores, ingeniero industrial en la factoría de Almussafes, funda la compañía para dar respuesta a una necesidad que aprecia en el día a día de la compañía. Había productores de todo pero faltaba un actor clave, una empresa especializada en el desarrollo y fabricación de embalajes, envases y piezas de protección en plástico para la industria del automóvil. Hoy, la empresa tiene entre sus clientes a multinacionales como Ford, Jaguar, Land Rover, BMW, Renault o Volvo, y ha pasado de una facturación de cinco millones en 2014 a cerrar 2016 con 12 millones de euros en ventas.

Como resultado de esta evolución la firma cuenta con una plantilla de 80 personas y su exportación alcanza el 35% de sus ventas, centrada en los mercados donde están instalados sus principales clientes, como son Alemania, Reino Unido, Polonia y Rumanía.

Esto explica que el 80% de su negocio esté en el sector de la automoción en la cadena de montaje y de producción y recientemente se haya incorporado a la Asociación Valenciana de la Industria de la Automoción (AVIA), el clúster de automoción de la Comunitat Valenciana. «Entendemos que debemos estar porque en el clúster están nuestros clientes y proveedores, y es una manera de que nuestro sector sea cada vez más fuerte y más reconocido», explica la directora de la empresa, Mabel Flores.

El crecimiento se ha producido gracias al desarrollo del departamento de diseño y el uso de varias técnicas de fabricación en termoformado, rotomoldeo e inyección en plástico, que les ha permitido incrementar notablemente la producción, al tiempo que han conseguido abaratar costes que se generan para sus clientes.

El incremento de producción de los últimos años ha permitido hacer una renovación de sus instalaciones y de su imagen y hace un año inauguraron una nueva planta productiva con nuevas oficinas, en Silla (Valencia), donde ahora cuentan con dos naves. Con ello, la compañía quiere ofrecer una imagen de «seriedad, pero también de frescura, agilidad y dinamismo», según la propia responsable de la compañía.

Según apunta Mabel Flores, «la nave la teníamos hace 10 años pero como somos prudentes y no nos gusta endeudarnos, la teníamos parada. Solo ahora que hemos podido afrontar ponerla en marcha y que podíamos acometer el proyecto, la hemos puesto en marcha y hemos invertido».

Con la segunda generación al frente de la empresa ha llegado también una visión diferente en la dirección. Mabel Flores cuenta con un gerente, externo a la familia, y un consejo consultivo formado por directivos retirados de otras empresas y consultores que asesoran a la dirección. El objetivo es profesionalizar la empresa y contar con los mejores, al margen de la filiación familiar de cada uno.

Por otra parte, Flores destaca de su empresa el apoyo que ofrece a la conciliación laboral y familiar, pues sus empleados de las áreas de diseño trabajan desde casa y la flexibilidad horaria permite adaptar la entrada y la salida a las necesidades de cada uno. «Cuando me hice cargo de la empresa, yo misma tenía a mis hijos pequeños, así que proponemos los horarios y facilidades que yo misma he necesitado para conciliar», reconoce la ejecutiva valenciana.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate