Las Provincias

Las ramas de los Trenor

Las ramas de los Trenor
/ Tomás Trénor Palavicino.
  • Su presencia en los principales hitos de la historia contemporánea es constante a través de sus múltiples vertientes

  • La familia más conocida de la burguesía valenciana empezó a ser clave en la economía regional hace más de dos siglos

El apellido Trenor o Trénor se asocia en Valencia y en otras zonas de España al desarrollo económico, la aristocracia o la banca. Sin embargo, el origen de la familia está en Tomás Trénor Keating, nacido en Dublín en 1798, que se quedó en Valencia tras licenciarse como soldado de las tropas británicas al final de la Guerra de la Independencia contra el imperio de Napoleón. Junto a otros comerciantes británicos compró una participación en la Real Fábrica de Sedas de Vinalesa que iría reforzando hasta hacerse con su control.

Esta situación le convirtió en un relevante miembro de la valencia empresarial, destacando por la incorporación de la maquina de vapor en el confección del tejido. Sin embargo, amplió pronto su actividad a la compra de tierras para plantar viñas, aunque en lo que realmente destacó fue en la propia actividad comercial, al fraguar una excelente relación con importadores con Reino Unido.

La seda y el vino dio pronto paso a la importación y exportación de material ferroviario, en un país en que se estaba construyendo la red de trenes, y guano del Perú, un fertilizante esencial en aquella época. Resulta natural que empezara a invertir en compañías ferroviarias y navieras, lo que le llevó a interesarse por el crédito y la banca.

La temprana y repentina muerte del patriarca no impidió que ya dejara una numerosa descendencia, hago habitual en la familia. Federico, Enrique, Tomás, Ricardo y Elena emparentaron además con relevantes familiar de comerciantes de Valencia y, al ser la mayoría de ellos varones perpetuaron su apellido. Fundamental en este paso fue la boda de los tres hermanos mayores con las hijas del marqués de Miraflores.

Federico y Enrique optaron por no dividir la herencia y abonar una pensión a su madre y sus hermanos a cambio. Tras diversas vicisitudes y una numerosa descendencia, la familia entra en el siglo XX como una de las más relevantes de Valencia. Ya entonces eran muchos los Trenor, pero entre los nombres más significativos hay que destacar a Tomás Trénor Palavicino. Militar de Artillería, logró el acta de diputado a Cortes a principios de siglo y fue el organizador de la Exposición Regional de Valencia, por la que recibió el titulo de marqués del Turia por Alfonso XIII. Su hijo, Tomás Trénor Azcárraga, también militar llegaría a ser alcalde de Valencia entre 1955 y 1958, como lo había sido su familiar, Juan Antonio Gómez-Trenor, primo a su vez Juan Lis Gómez-Trenor Fos.

En paralelo, al primer marqués del Turia, en 1911 recibe el título conde de Trénor quien fuera también diputado y senador Francisco Trénor Palavicino. No serían los dos únicos miembros de l familia elevados a la nobleza, ya que también fue designado conde de la Vallesa de Mandor Enrique Trénor Montesinos, que estudió en el Universidad de Valencia, se dedicó a la gestión del patrimonio agrario y que ganó sus méritos ante el rey por organizar el Tercer Congreso Nacional de Riegos en 1921, además de ejercer diversos cargos públicos vinculados a la agricultura.

A las ramas nobiliares y empresariales, a la que pertenecía Juan Luis Gómez-Trenor, o su unión a apellidos claves de la política y la historia española, como los Vallier, los Despujol, los Lamo de Espinosa o los Pardo de Donlebún. A su vez, es otra la línea del financiero Francisco Gómez-Trenor y García del Moral (IV conde de Trenor), independiente de la de Tomas Trenor, marques del Turia y presidente de la Asociación Española Contra el Cáncer, o el publicista Nacho Gómez-Trenor. Al ser una familia tan extensa, sus relaciones son muy variadas, independientemente de su grado de consanguinidad.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate