Las Provincias

Un comprador lleva unas botellas de plástico. :: AFP
Un comprador lleva unas botellas de plástico. :: AFP

Los empresarios puentean a Medio Ambiente y piden tratar con Oltra el plan de envases

  • El sindicato UGT también se une a compañías y usuarios en el rechazo a la medida por verla poco precisa y carente de un informe económico

Valencia. Las tensiones entre la Generalitat, por un lado, y las empresas, consumidores y sindicatos, por el otro, se agudizan un poco más por el proyecto de ley del Sistema de Depósito, Devolución y Retorno de envases (SDDR). Ante el silencio de la consellera de Agricultura, Elena Cebrián, tras la petición de un mesa de diálogo entre todos los afectados por la medida y la reiterada negativa del Secretario Autonómico de Medio Ambiente, el miembro de Compromís Julià Álvaro, ha hecho que los patronos opten por puentear al ambos y buscar un interlocutor superior.

A pesar de haber transmitido sus quejas al presidente de la Generalitat, Ximo Puig, finalmente han decidido solicitar una reunión con la vicepresidenta y coportavoz de Compromís, Mónica Oltra, para que termine con una situación que califican de «diálogo de sordos». De hecho, los patronos aseguran contar con una lista de agravios que van desde la organización de un foro de debate respecto el tema que organizó la conselleria y que no invitó a los críticos con el proyecto, hasta la callada por respuesta que les ha dado la consellera a celebrar un encuentro.

En todo caso, y ante los problemas para alcanzar un acuerdo por medio del diálogo, los patronos han solicitado una reunión con el delegado de la Comisión Nacional de Mercados y de la Competencia (CNMC) para conocer si esta nueva norma va a generar un efecto en la unidad de mercado.

Por su parte, el sindicato UGT en la Comunitat se ha unido a las críticas al asegurar que el borrador del proyecto de ley carece de la información suficiente para hacer un correcto análisis, además de faltar un estudio de impacto. La organización apunta que no puede darle el visto bueno por falta de «elementos clave» para evaluar el sistema «de una manera coherente e integral». Considera que falta un estudio de impacto que explique con detalle el proyecto, las fases de implantación, los objetivos, la viabilidad, los costes asociados, las ventajas y desventajas de la coexistencia con el actual sistema y la creación o destrucción de empleos, entre otros.

El sindicato se une a otros colectivos como las organizaciones de consumidores y usuarios Asociación Valenciana de Consumidores y Usuarios (Avacu), la Confederación de Asociaciones de Vecinos y Consumidores (CAVE-COVA), la Asociación de Amas de Casa y Consumidores (Tyrius) y la Unión de Consumidores de la Comunitat (UCCV) o las patronales, que también rechazan el plan por falta de precisión y de memoria económica.

Por el momento, lo que sí recoge el borrador es que los valencianos tendrán que abonar 10 céntimos más por cada envase, que podrán recuperar en un ticket al devolverlo en unos depósitos que los comercios tendrán que habilitar. Por su parte, los comerciantes recibirán dos céntimos en compensación por la medida, una cantidad que, según el sector, no cubre la inversión que requerirá la implantación del SDDR.

Según Ecoembes, encarecerá los envases y exigirá un esfuerzo extra a los ciudadanos, ya que sólo un 49% de los envases que hoy se depositan en los contenedores de reciclado se incluyen en ese sistema. Por tanto, los consumidores deberán hacer una nueva separación de desechos, además de ver incrementado el coste de la cesta de la compra por el depósito que se requerirá en los productos afectados por la medida.