Las Provincias

El Consell presenta la futura ley de estructuras agrarias sin asignar dotación económica

La consellera Elena Cebrián, ayer, en la presentación del contenido de la futura ley. :: efe/m. bruque
La consellera Elena Cebrián, ayer, en la presentación del contenido de la futura ley. :: efe/m. bruque
  • La consellera de Agricultura advierte que «no hay presupuesto pero queda espacio para las ideas y la política»

valencia. El presidente de la Generalitat y la consellera de Agricultura reunieron ayer a más de un centenar de directivos de formaciones agrarias, comunidades de regantes, catedráticos y profesores universitarios y altos cargos de la Administración autonómica para presentarles el contenido de la futura Ley de Estructuras Agrarias, aún en fase de anteproyecto y que comienza a rodar sin comprometer o anunciar una mínima asignación presupuestaria para poder aplicarla en años venideros.

El presidente Puig dijo que el principal objetivo es recuperar el sector agrario valenciano, hacerlo competitivo y conseguir elevar la renta de agricultores y ganaderos, la cual, según explicó, descendió un 35% entre los años 1995 y 2015, los de gobierno del PP en la Generalitat.

Sin embargo, la consellera de Agricultura, Elena Cebrián, señaló en su intervención que «no hay presupuesto, pero queda espacio para las ideas y la política». Algunos de los asistentes significaron después que la acción política siempre precisa dinero, además de que la aplicación de muchos aspectos que pretende conseguir la ley exigen necesariamente importantes dotaciones presupuestarias.

El presidente de AVA, Cristóbal Aguado, uno de los que se mostraron más críticos, indicó al presidente Puig tras la presentación que si el plan de impulso a la agricultura ecológica ha sido dotado por el Consell con 80 millones de euros, con la pretensión de alcanzar un 20% del sector agrario, el resto, que sería el 80%, debería contar con aportaciones presupuestarias en consonancia, si bien advirtió que, dadas las necesidades reales, «harían falta por lo menos 8.000 millones de euros para recuperar de verdad nuestra agricultura».

Roger Llanes, director general de Agricultura, desmenuzó los principales aspectos del anteproyecto, del que dijo que viene a ser «la base para establecer cambios estructurales pendientes», después de «tanto tiempo en que se han dejado pasar» estos aspectos. Cifró en 138.000 las hectáreas de cultivos que se han perdido en la Comunitat Valenciana en los últimos diez años, desapareciendo prácticamente la mitad de las explotaciones. En la actualidad, sólo un 9% de los titulares de fincas pueden vivir sólo de sus tareas agrarias.

Un panorama desolador del que se deriva el constante abandono y que esta ley pretende corregir, mediante incentivos fiscales que movilicen el mercado de la tierra y permitan formar explotaciones viables, pero también poniendo en marcha inversiones, iniciativas dinamizadoras de explotación en común y redes de tierras infrautilizadas en busca de nuevos cultivadores. Objetivo prioritario es atraer al campo a gente joven, profesional y emprendedora; jóvenes que, por lo demás, ayer se echaban en falta en la propia presentación.