Las Provincias

La Generalitat concederá exenciones fiscales para evitar el abandono agrícola

Parcela de naranjos en la comarca de Camp de Turia cuyo cultivo se abandonó hace varios años por falta de rentabilidad. :: V. LLADRÓ
Parcela de naranjos en la comarca de Camp de Turia cuyo cultivo se abandonó hace varios años por falta de rentabilidad. :: V. LLADRÓ
  • El anteproyecto de ley de estructuras agrarias prevé llegar hasta la expropiación de uso de fincas agrarias que permanezcan sin cultivar durante años

El Consell prepara una batería de exenciones fiscales para tratar de movilizar el mercado de la tierra agrícola en la Comunitat Valenciana y frenar el abandono de cultivos, según consta en el Anteproyecto de Ley de Estructuras Agrarias, cuyo amplio y ambicioso articulado será presentado hoy por el presidente de la Generalitat, Ximo Puig.

El anteproyecto de la Conselleria de Agricultura aún debe ser aprobado por el pleno del Consell y pasar después por la tramitación parlamentaria en Les Corts, por lo que seguramente tardará aún varios meses en llegar a aplicarse, pero es de suponer que en tal proceso adquiera pocas modificaciones, dada su laboriosa preparación previa, en la que han sido consultados muchos profesores universitarios y otros especialistas. El hecho de que lo presente ya Puig da a entender que hay consenso en el tripartito y que otros departamentos del Gobierno valenciano han dado su visto bueno.

Las exenciones fiscales serán del 100% en todo lo que se refiera a adquisiciones, donaciones y herencias de fincas rústicas, siempre que los beneficiarios sean agricultores profesionales o se comprometan a adquirir tal condición en un año y que mantengan además durante cinco ejercicios la titularidad de las parcelas en cuestión. En cuanto a los impuestos de sucesiones habrá igual exención si un adquiriente de fincas agrícolas las transmite a terceros durante los seis meses posteriores a materializarse la herencia, siempre que se cumplan los anteriores requisitos de ser profesionales los destinatarios últimos y mantener la titularidad durante cinco años.

También habrá exención del 100% si las parcelas se integran en unidades de cultivo en común y, en cuanto al impuesto de actos jurídicos documentados, en arrendamientos.

Pero además de intentar frenar que haya más abandonos agrícolas, se trata de proponer medidas que procuren recuperar lo que ya está abandonado.

En el preámbulo del anteproyecto se reconoce que la falta de rentabilidad ha provocado la pérdida de casi la mitad de las explotaciones agrarias en los últimos diez años, aunque se entiende que también influyen otros «factores sociológicos e institucionales que las anteriores normativas sobre estructuras agrarias no han podido resolver».

A tal objeto, la futura ley «definirá con claridad el suelo agrario infrautilizado» y ofrecerá «alternativas para su uso». Con dicho fin se creará una Xarxa (red) de Oficinas Gestoras de Tierras, que se nutrirá de parcelas que voluntariamente se le aporten o las que sean declaradas infrautilizadas por no cultivarse. En este último caso se abrirán procedimientos que obliguen a los dueños a cultivar bien o a ceder las tierras a terceros, pudiéndose llegar a la expropiación del uso por incumplirse la función social de la propiedad.

La ley creará la figura del 'Agente Dinamizador', responsable de impulsar técnicamente la gestión de un determinado territorio, y la de 'Iniciativa de Gestión Común', para agrupar explotaciones en unidades mayores de cultivo y generar también actividades complementarias.

Temas