Las Provincias

El problema con la estiba hace perder al puerto de Valencia el tráfico de 80.000 contenedores

El problema con la estiba hace perder al puerto de Valencia el tráfico de 80.000 contenedores

  • El presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia ha advertido de que «hay inversores internacionales que están a la espera de ver qué pasa con la ley de la estiba para invertir en España o no»

El presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia, Aurelio Martínez, ha asegurado hoy que los problemas con la estiba y otros servicios portuarios en el último año han supuesto una pérdida de tráfico cercana al 2%, lo que equivale a unos 80.000 contenedores.

Martínez ha hecho estas declaraciones en el transcurso de una conferencia impartida en el Fórum Europa-Tribuna Mediterránea, en la que ha sido presentado por la eurodiputada socialista Inmaculada Rodríguez-Piñero y a la que ha asistido, entre otras autoridades, el president de la Generalitat, Ximo Puig.

En su intervención ha advertido de que "hay inversores internacionales que están a la espera de ver qué pasa con la ley de la estiba para invertir en España o no".

"Nos estamos jugando el futuro en pocos años, ninguna posición es para siempre", ha insistido Martínez, quien ha subrayado que en 2015, el de Valencia fue el primer puerto de España y del Mediterráneo y el quinto del mundo.

Según ha explicado, el puerto tiene el mismo impacto en el PIB valenciano que el sector textil, genera alrededor de 10.800 empleos, tiene relaciones comerciales con 84 países y lo utilizan unas 15.000 empresas cada año, 4.000 de ellas valencianas.

"Estamos en la Champions League y el tamaño es vital para mantenernos en esta liga, por eso seguimos creciendo, para que los demás no nos adelanten", ha agregado.

Martínez ha asegurado que el puerto de Valencia está "en la autopista Suez-Gibraltar" y es "el puerto de Madrid", como unas de las principales ventajas competitivas, y ha señalado a Asia y África como mercados estratégicos y oportunidades de crecimiento en los próximos veinte años.

En el capítulo de problemas a los que se enfrenta el negocio del puerto, ha señalado el "excesivo proteccionismo" del G-20, el exceso de capacidad de flota y terminales o la oligopolización del sector, además de los mencionados problemas con la estiba y otros servicios, que se enfrentan a un proceso de liberalización.

El puerto siempre se ha pagado sus infraestructuras, ha indicado Martínez, quien ha puesto como ejemplo el acceso ferroviario al puerto de Sagunto, una infraestructura con un coste de 31 millones de euros, de los que 20 son sufragados por la Autoridad Portuaria y el resto con fondos del Estado.

En este sentido, ha señalado que el futuro del puerto de Valencia pasa por Sagunto, porque "no caben más ampliaciones", y ha añadido que para que Sagunto sea competitivo tiene que estar conectado con Valencia.

"La conexión por el 'by-pass' implica 20 kilómetros más, se duplica la distancia, y por eso cualquier empresa a la hora de acometer una inversión logística no piensa en Sagunto, sino en Riba-roja, porque los costes de transporte son importantes", ha agregado.

"Si se hiciese la ampliación norte del puerto de Valencia se duplicaría el número de camiones que pasan diariamente por la misma puerta hasta los 10.000. Tendríamos un problema grave, por eso creo que hay que buscar soluciones que no sean agresivas, y la menos agresiva es el túnel. Tradicionalmente se ha pensado desde Alboraya, aunque es cierto que es una solución cara", ha concluido.