Las Provincias

«Las empresas que han sobrevivido a la crisis están preparadas para lo que sea»

El presidente de Femeval, Vicente Lafuente. :: jesús signes
El presidente de Femeval, Vicente Lafuente. :: jesús signes
  • Vicente Lafuente, presidente de la Federación Metalúrgica Valenciana (Femeval), confía en que, pese a la incertidumbre política y económica, se podrá salir adelante

Vicente Lafuente, presidente de la Federación Empresarial Metalúrgica Valenciana (Femeval) es de esos empresarios considerados una 'rara avis' por criticar la precariedad salarial permitida por la reforma laboral de 2012. El dirigente valenciano confiesa estar «ilusionado» con el «proyecto Femeval», que acaba de cumplir 40 años.

¿Es raro un empresario que denuncia las condiciones laborales que establecen algunos convenios de empresa?

Como organización sectorial es nuestro papel señalar este tipo de situaciones que rompen con la unidad del mercado y que llegan a rozar la inmoralidad. No estamos en contra de los convenios de empresa, de hecho, hay algunos que son mejores que los de sector. El problema está en cuanto se hace una interpretación perversa de la ley y se abusa de los trabajadores. Esta perversión ocurre sobre todo en empresas nuevas y más en concreto, en las relativas al mantenimiento. Hablamos de convenios que negocian condiciones de trabajo que están un 35% o 40% por debajo del sector. No debería ser noticia que una patronal esté en contra de algo así.

¿Propone alguna solución?

Sería bueno que la Administración contemplara en sus pliegos esta situación para las adjudicaciones y premiara con más puntuación a las empresas con condiciones laborales correctas. No lo hemos planteado, pero seguro que el Consell no pone problemas.

¿En qué fase se encuentra la reindustrialización de la Comunitat Valenciana

Tenemos clara la hoja de ruta a seguir, pero los tiempos de ejecución de la política industrial no son los que nos gustaría. Somos conscientes de las limitaciones económicas, pero hay necesidades urgentes y la industria es un valor seguro para el PIB valenciano. Estamos en contacto con la Administración. Para poner en marcha esas políticas es necesario contar con una dotación económica que por ahora no hay. Estamos tirando de imaginación.

Algunos municipios critican el reparto de ayudas para la industria de las comarcas, ¿qué opina?

No soy partidario del café para todos. Apoyar a zonas determinadas con una capacidad de industrialización importante, como hace la conselleria, es lo que se tiene que hacer. Si eso funciona, entonces ya llegará a los demás. Hubo unos planes de competitividad que eran una estrategia muy inteligente, pero se convirtió en café para todos y perdieron efectividad. Así pues, no hay porqué dar las mismas ayudas a todas las comarcas por igual.

¿La industria debería alcanzar un acuerdo independiente de los gobiernos?

Eso es una quimera. Es lo idílico pero es una quimera. Lo que ocurre es que los gobiernos tienen la revisión de política industrial en marcha hasta que llega al siguiente y la vuelve a revisar. Hay un proceso de continua revisión y no se llega a bajar a tierra. No hay dotación para todo lo que se tiene que hacer. Es triste. Apostar por la industria es apostar por el Estado del Bienestar.

¿Notan en el sector que se ha dejado atrás la crisis económica?

Decir que se ha salido de la crisis es faltar a la realidad. No obstante, las empresas se han adaptado a un ambiente hostil y son sostenibles. Hay que decir que los datos del sector son positivos y que están evolucionando.

¿Cuáles son los principales retos?

Lo más importante es el de la formación de los equipos de trabajo, el reciclaje, la búsqueda de nuevos mercados y la adaptación al entorno digital. Además, hay dos aspectos que se puede arreglar sin dinero: la rehabilitación y la seguridad industrial. Son dos asignaturas pendientes, pero estamos trabajando en ello.

¿Qué perspectivas maneja?

No tenemos una bola de cristal. Hay un nuevo Gobierno en España y uno nuevo en el mundo, con Trump. No tenemos una perspectiva muy clara, hay mucha incertidumbre. Sin embargo, las empresas que han sobrevivido a la crisis están preparadas para sobreponerse a lo que sea. Si nos dejan trabajar, la evolución será positiva.

¿Cómo valora la refundación que se va a acometer en las patronales?

Nosotros somos partidarios de una organización autonómica fuerte, que no se puede basar exclusivamente en la división territorial, porque provoca precisamente eso, división. La estructura debe basarse en la economía real. Es decir, según los sectores y las empresas. Esperamos que desde el consenso sepamos crear un proyecto diferente a lo que había hasta ahora, creo que aún estamos a tiempo.

Pero parece que el nuevo proyecto va en esa dirección...

Faltan las matizaciones lógicas de reformas de estatutos. Esperemos que al final se alcance un modelo de organización en la que todos nos sintamos cómodos.

¿Se ve en el futuro con responsabilidades a nivel nacional?

Estoy muy feliz en Femeval, ilusionado. Mi única meta es mejorar el proyecto que tengo aquí.

¿Qué espera del nuevo Gobierno de Mariano Rajoy?

Somos escépticos. Llevamos muchos años en los que no hemos conseguido que Madrid nos tenga en cuenta. Vemos con preocupación las designaciones, no hay ningún valenciano. La Comunitat es leal con el Estado, pero ahora mismo es el momento de reivindicar aquello que necesitamos.

Temas