Las Provincias

:: J. monzó
:: J. monzó

Alberto Gutiérrez, emprender y compartir

  • Alberto Gutiérrez Premio Rey Jaime I al Emprendedor 2016

  • Fundó su empresa en 1996 con 26 años y hace cuatro puso en marcha el vivero de empresas Plug and Play Spain, con su socio Saeed Amidi

valencia. Muchos comparten que, nazca donde nazca, un empresario es de donde crea riqueza. Ese es el caso de Alberto Gutiérrez, Premio Rey Jaime I al Emprendedor 2016. Aunque nació en Madrid en 1970, a los 12 años se trasladó con su familia a Dallas (Estados Unidos), donde se licenció en Administración de Empresas y Márketing por la universidad californiana de Santa Clara.

Con su título bajo el brazo, empezó a trabajar en 1993 junto a una persona clave en su vida: Saeed Amidi, también joven como él, pero reconocido como uno de los grandes impulsores de proyectos tecnológicos en Estados Unidos. A él se debe en parte que Silicon Valley sea una referencia internacional en innovación y está detrás como inversor del nacimiento del sistema de pago Pay Pal o del servicio de alojamiento de contenidos Dropbox, además de tener como socios de su empresa a Google, Ebay, Pay Pal, Microsoft o Amazon.

Gutiérrez asumió el departamento de ventas desde California de la empresa ALPS (American Liquid Packging Systems), proveedor de empresas de agua embotellada propiedad de Amidi, e inició una relación marcada por la cercanía. Con «dos maletas y tres cajas» llegó a Valencia para extender el proyecto a España. No conocía la ciudad y la elección venía de quien iba a ser su socio español, Cruzcampo, que tenía una fábrica en El Puig. Se quería una ciudad mediana con buena climatología y un determinado tipo de calidad de agua.

Con este primer contacto, fue consciente de las posibilidades de la ciudad como foco emprendedor mucho antes de que la propia palabra «emprendedurismo» fuera usada como emblema del desarrollo económico español. De este modo, en 1996 pone en marcha con Amidi la compañía Aquaservice, de distribución de agua embotellada, utilizando el modelo de negocio de reparto directo con dispensador. Tenía 26 años y consideró que aquella vuelta a su país de origen no tenía que ser fugaz.

Al año después arrancó la actividad comercial desde Valencia con un equipo inicial de siete personas. Era un buen sitio también para vivir y, de hecho, es donde sigue residiendo con su mujer y sus hijos casi dos décadas después. Por su parte, Aquaservice se ha hecho líder en la distribución de agua a través de dispensadores y cuenta con cifras que avalan su éxito: 150.000 clientes, 700 empleados directos y un cifra de ventas que solo en 2015 alcanzó los 48,5 millones de euros.

«Desde el primer momento teníamos muy claro que dentro de nuestro proyecto había dos colectivos importantes: el cliente y los empleados de la empresa. Teniendo en cuenta que, siendo una empresa de servicios, es nuestra gente quien da ese servicio directamente al cliente, es muy importante que esté muy comprometida y que eso se note. Si el cliente está satisfecho, te promociona y te ayuda a ganar dinero. En los últimos cinco años hemos crecido en 300 personas. La clave está en que la gente que entre en la empresa, respire su espíritu», resume así su filosofía empresarial.

Esa capacidad de generar empleo y riqueza en torno al agua para beber le ha hecho merecedor del Premio Rey Jaime I, dotado con 100.000 euros, pero lo más llamativo es que ya ha anunciado que una parte la destinará al colegio donde estudió en Estados Unidos, que le becó y le proporcionó una educación que le hizo ir a una de las mejores universidades del mundo. El resto, lo destinará a ayudar a «tres o cuatro proyectos innovadores», asegura.

Y es que hoy en día es uno de los 'business angel' más conocidos de España. «Lo más importante del premio es el reconocimiento y la parte económica la tengo que destinar a ayudar y devolver a la sociedad de alguna forma», asegura. La forma de hacerlo la encontró en 2012, cuando fundó junto a Saeed Amidi la empresa Plug and Play Spain para ayudar a los emprendedores españoles a alcanzar el éxito de sus proyectos y, en poco más de tres años, ha invertido en 60 empresas emergentes en España. También es miembro del consejo asesor de la familia Amidi y, en concreto, de la aceleradora Plug and Play Tech Center en Silicon Valley de Chemtex Internacional.