Las Provincias

ThyssenKrupp reiniciará su producción en la planta de Galmed en Sagunto en diciembre

Valencia. La compañía alemana ThyssenKrupp reiniciará el próximo mes de diciembre su producción en la antigua planta de Galmed en Sagunto (Valencia), con una plantilla de 82 trabajadores, cifra que se elevará hasta los 120 o 125 operarios cuando las instalaciones alcancen su pleno rendimiento, lo que sucederá, según los planes previstos, en la primavera de 2017.

La empresa del sector del acero cerró sus instalaciones saguntinas, especializadas en productos de galvanizado, en 2013 tras aplicar un expediente que se saldó con el despido de sus 165 trabajadores, aunque unos 60 de los afectados fueron posteriormente recolocados en otras plantas ubicadas en Alemania. Fuentes del grupo han confirmado a Europa Press la reapertura de la factoría saguntina antes de que finalice el año. En el momento en que alcance su máximo rendimiento, la firma estima que podrá alcanzar una capacidad de producción anual de unas 400.000 toneladas de acero galvanizado.

La reanudación de la producción de la planta saguntina, tres años después de su cierre, fue anunciada por la dirección de ThyssenKrupp en abril de este año y confirmada el pasado verano durante una visita del presidente de la Generalitat Ximo Puig a Duisburgo, sede central del grupo en Alemania.

Para llevar a cabo esta reapertura ha tenido que superar diversos problemas logísticos derivados del estado de las instalaciones y la maquinaria tras estos años de inactividad. La puesta en marcha de la factoría ThyssenKrupp-Galmed supone una importancia reactivación de Sagunto como polo siderúrgico del Mediterráneo.

La planta está especializada en la producción de chapa galvanizada por inmersión en caliente, un producto que encuentra uno de sus principales mercados en el sector automovilístico. Además de los puestos directos, la reactivación de ThyssenKrupp-Galmed supondrá también una importante inyección de empleos indirectos. Con los cálculos que se efectuaron en el momento de su cierre, la actividad de la planta afectaba a unos 500 trabajadores.