Las Provincias

La Audiencia de Valencia confirma que el Santander deberá devolver 772.657 euros a un cliente

  • Asegura que no recibió la información adecuada y suficiente sobre las características de esas inversiones

La Audiencia de Valencia ha confirmado parcialmente una sentencia dictada que anula la compra de Valores del Santander y la compra de un producto estructurado por un importe de 772.657 euros, que la entidad deberá devolver al cliente demandante.

La Sección Octava de la Audiencia ha estimado en parte el recurso de apelación presentado por Banco Santander y la impugnación del cliente contra la sentencia del Juzgado de Primera Instancia número 2 de Valencia, según consta en la sentencia de fecha 19 de septiembre, contra la que cabe recurso.

El demandante contrató en 2007 órdenes de suscripción de Valores Santander tanto en su nombre como en el de sus hijos por 577.425 euros, y al año siguiente contrató el fondo estructurado Tridente por 300.000 euros, todo ello para gestionar un importante patrimonio procedente de la herencia de su padre, según el despacho de abogados Jaime Navarro, que ha facilitado la sentencia.

El cliente, sin experiencia en temas financieros y con un perfil moderado de riesgo, compró esos productos en la sección de banca privada del Santander en su nombre, el de sus hijos -entonces menores de edad- y el de su empresa sin recibir la información previa adecuada y suficiente sobre las características de esas inversiones de riesgo, según las fuentes.

Posteriormente tampoco fue informado del devenir de las inversiones pues en los extractos que enviaba el banco el capital aparecía íntegro sin reflejar las pérdidas que los productos estaban sufriendo.

El cliente alegó que pensaba que los 877.425 euros invertidos estaban depositados en imposiciones a plazo fijo, y que su capital estaba garantizado, mientras que la entidad argumentó que había contratado varios fondos de inversión y suscrito planes de pensiones y era titular de acciones de diversas compañías, además de que había recibido la información necesaria y el tríptico informativo supervisado y aprobado por la CNMV.

Banco Santander apeló que el perfil del cliente era adecuado para la suscripción de los productos y más que adecuado para presumir una correcta comprensión del producto.