Las Provincias

Sin miedo a echar el cierre si la tienda no funciona

La compañía cerró en 2015 hasta 11 de sus tiendas y las previsiones con las que trabaja para 2016 es cerrar otras tantas. En la empresa lo tienen bien claro: el tiempo (y el dinero) es demasiado valioso como para perderlo. Estas cifras no deben hacer pensar que la empresa está en caída libre. Ni mucho menos, el pasado ejercicio abrió 10 nuevos puntos de venta y reformó 25. Para este año, su plan es abrir otras 15 tiendas en España y seguir con su plan de reforma de otras 25. La razón de este tipo de estrategias está en aprovechar la compra por impulso. Y es que, una de las virtudes de este tipo de establecimientos es el atractivo que despierta en el consumidor con su apertura, pero también corre el riesgo de generar un efecto gaseosa: un inicio muy espectacular y un final desventado. El secreto está claro que está en que el ritmo no pare.