Las Provincias

Los accionistas de Nisa intensifican su presión para evitar que el Grupo Vithas tome el control

Valencia. Los responsables de la agrupación Accionistas X Nisa están negociando a contrarreloj para evitar la fuga de partícipes en favor del Grupo Vithas, que aspira a alcanzar el control de la empresa. La agrupación, que respalda a la actual presidencia de Manuel Giner, ha intensificado los contactos con los accionistas que considera más potencialmente proclives a la venta.

Como ya anunciaron los responsables de la sindicación, ofrecen la posibilidad de alcanzar un precio superior al ofrecido por Vithas, que es de 22 euros por acción. Cada negociación se está moviendo por unos parámetros diferentes en cuanto a precio y otras condiciones para contrarrestar la oferta del aspirante, participado por Laboratorios Almirall y Criteria (Caixabank).

De hecho, la oferta de Grupo Vithas que expira hoy pasa por dos posibilidades. Por una parte, se ofrece a adquirir las participaciones de forma inmediata, pagando al contado, sin condiciones, ajustes o gastos. Por otra parte, quienes no quieran perderla pueden sindicarse a ella y ceder los derechos políticos con los que se cuenta como accionista.

A estos últimos se les ofrece una promesa de revalorización de las acciones hasta los 35,2 euros en cinco años. Además, mantendrían los derechos económicos, lo que permite beneficiarse del dividendo; una liquidez anual garantizada, con un precio acordado previamente en función del resultado del negocio; y un precio mínimo pactado con antelación. Además, los accionistas sindicatos conservaría la libertad para vender sus acciones a terceros, ya que el acuerdo no incluye un compromiso de venta a Vithas.

A día de hoy, la plataforma Accionistas X Nisa afirma contar con tres grandes inversores que refuercen la empresa (aunque no facilita nombres), a la espera de que la actual presidencia de la compañía, en manos de la familia Giner, certifique tener el control del 51% para entonces analizar en detalle la empresa y hacer una oferta formal. Sin embargo, el próximo 23 de noviembre expira el compromiso de sindicación, tras el que temen que se produzca el trasvase de accionistas.