Las Provincias

El comercio vuelve a la incertidumbre tras la anulación de la restricción de horarios

Consumidores en los pasillos de un centro comercial de la ciudad de Valencia. :: irene marsilla
Consumidores en los pasillos de un centro comercial de la ciudad de Valencia. :: irene marsilla
  • La Justicia suprime la limitación de aperturas en Alicante como ya hizo en Valencia, mientras el Consell busca la forma de volver a imponerlas

La Justicia vuelve a inclinar la balanza hacia la libertad horaria en contra de la voluntad del Consell. El juzgado de lo Contencioso-Administrativo número cuatro de Alicante ha estimado la demanda de tres centros comerciales contra la decisión del actual gobierno tripartito de no ampliar la Zona de Gran Afluencia Turística (ZGAT) desde la avenida de Maisonnave al resto de grandes superficies en 2015. El tribunal considera que el consistorio actuó de forma arbitraria y en perjuicio de los establecimientos Puerta de Alicante, Plaza Mar 2 y Gran Vía al no motivar la denegación del derecho de apertura y porque la zona donde se ubican cumplía los requisitos para ser declarada ZGAT.

El juzgado recuerda en su sentencia que la Ley de Horarios Comerciales «aboga claramente por la libertad horaria sin limitaciones temporales ni espaciales», por lo que «toda restricción a la libertad horaria debe contener una motivación reforzada». Aunque no se contempla la indemnización por el lucro cesante que demandaban los afectados, esta sentencia significa que en todo el término municipal de Alicante se podrá abrir todos los festivos y domingos del año sin restricciones por el tamaño del centro, como ocurría hasta ahora sólo en la zona de la avenida de Maisonnave .

Esto reproduce lo que ya dijeron los tribunales de Valencia cuando se dejó fuera de las zonas de libertad horaria al centro de la cadena alemana Media Markt en la avenida de las Cortes Valencianas. En aquella ocasión también se entendió que el establecimiento había sido discriminado y la medida debía subsanarse.

Desde la Conselleria de Economía Sostenible, el director general de Comercio, Natxo Costa, partidario de la restricción, echa la culpa de este varapalo judicial al Partido Popular. Concretamente, señala que fueron los responsables de esta formación los que permitieron que se dieran casos como éste con la transposición de la legislación nacional que obliga a fijar al menos una ZGAT en Valencia y Alicante, si se cumplen unos determinados aspectos.

A día de hoy, la Comunitat se rige por la transposición de la normativa nacional de horarios comerciales que se estableció en 2013 por parte de la Generalitat y que los ayuntamientos de Valencia y Alicante aplicaron con el respaldo de sus respectivos consejos locales de comercio. El intento de restricción que puso en marcha el actual equipo de la Conselleria de Economía Sostenible quedó reducido a papel mojado antes de nacer. El pasado mes de mayo, la entonces secretaria autonómica de Economía Sostenible, María José Mira, tuvo que firmar dos resoluciones en las que, siguiendo el criterio apuntado por la Abogacía de la Generalitat en un informe en el que cuestionó el procedimiento seguido, dejó sin efecto las resoluciones dictadas por el nuevo gobierno y se volvió al orden de 2013.

Así como en Valencia esto significó que volviera la apertura en cinco zonas de la ciudad, en Alicante seguían sin poder abrir estos tres centros comerciales a los que da la razón la sentencia, con posibilidad de recurso por parte del Ayuntamiento de Alicante.

Pocas horas después de que se conociera esta sentencia, el pleno del Consell Juridic Consultiu (ya reformado por el actual Consell) fallaba sobre la solicitud de la Generalitat de suprimir la normativa elaborada en 2013 por el Partido Popular. Las razones alegadas son el incumplimiento del procedimiento de audiencia con parte de los afectados, que son los mismo motivos que hicieron a Mira hacer tabla rasa de la regulación establecida por sus compañeros de conselleria.

Con una decisión del Consell Juridic Consultiu a favor de la anulación, la sentencia judicial quedaría sin efecto concreto pero sí serviría de referencia para nuevos procesos por la arbitrariedad de una futura regulación. De hecho, en el caso de Alicante mantendrían el derecho de apertura los centros de la zona de la playa y San Juan durante el verano (permitida ya antes de 2013) y en Valencia, la zona de Cortes Valenciana (donde se encuentran Media Markt e Hipercor), ya que no fue incluida en la solicitud de dictamen demandado por el Consell. La conselleria podría hace efectivo el cierre 15 después de la decisión del Consell Juridic Consultiu.