Las Provincias

El juez investiga si Bosal descapitalizó su filial española

valencia. El polémico cierre de Bosal en Sagunto abre otro nuevo frente, dos años después de despedir a 222 empleados. El juzgado de lo Mercantil número 3 de Valencia juzga el próximo jueves si la dirección de la compañía, dedicada a la fabricación de tubos de escape y perteneciente a un grupo belga, descapitalizó la compañía dos años antes de cerrarla. En concreto, el juez ha citado al administrador único de esta multinacional, Johannes Petrus Francoise Van Boesschoten, quien confirmó su asistencia, según informó ayer Comisiones Obreras.

El presidente del comité de empresa, Antonio González, explicó a la agencia Efe que la empresa cerró en enero de 2015 pero «dos años antes vendió sus activos de producción y un almacén que la compañía tenía en Madrid por 4,9 millones de euros».

En caso de que se considere que los responsables de Bosal descapitalizaron la empresa de forma intencionada antes de su venta para evitar, entre otras cosas, responder por las indemnizaciones a los trabajadores y derivarlas al Fondo de Garantía Salarial (Fogasa), los beneficios de la venta deberían repartirse entre los acreedores, entre los que se encuentran los extrabajadores.