Las Provincias

El sector citrícola exige que Canadá no use la marca Valencia Orange

Empresa de distribución de naranjas valencianas. :: REUTERS/Heino Kalis
Empresa de distribución de naranjas valencianas. :: REUTERS/Heino Kalis
  • El acuerdo comercial de la Unión Europea con el país norteamericano permite a empresas canadienses vender naranjas con esa etiqueta

valencia. Los citricultores valencianos advierten de la amenaza que puede suponer el uso de la marca Valencia Orange por parte de empresas comercializadoras extranjeras a raíz del tratado de libre comercio entre la Unión Europea y Canadá, CETA. Este acuerdo bilateral permite a firmas canadienses utilizar esta etiqueta en la venta de naranjas, algo que ha generado diferentes reacciones por parte del sector, según ha podido saber LAS PROVINCIAS. «El caso de la marca Valencia Orange» es uno de los «efectos negativos del tratado», según critica La Unió de Llauradors, que a su vez reivindica que «no se use Valencia como marca» de manera engañosa.

Por su parte, la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA) reclama que las empresas «especifiquen la procedencia de los cítricos» para que, como puede suceder con Valencia Orange, «no haya lugar a confusiones». La entidad presidida por Cristóbal Aguado matiza que la etiqueta puede hacer referencia a una variedad de naranjas y, que por tanto, es necesario señalar el origen del que procede, ya sea España, Marruecos o Sudáfrica. «Para evitar la picaresca, exigimos que el tratado respete las denominaciones de origen», afirman. Con esto, la asociación destaca que su intención no es que desaparezca la mención Valencia Orange, sino que, al igual que con el resto de cítricos, se «clarifique el país de origen».

Se da la circunstancia de que esa misma denominación es la que registraron, para utilizarla en Europa, desde la Indicación Geográfica Protegida (IGP) Cítricos Valencianos. En este sentido, según explica Nacho Alamar, abogado especializado en marcas y patentes, se estaría cometiendo una infracción. «Se estaría cometiendo una infracción porque Valencia Orange es lo mismo que Naranjas de Valencia pero en otro idioma», sostiene el experto, quien indica que la legislación española y comunitaria prohíbe el uso idéntico, así como semejante.

Por otro lado, la IGP -que aglutina a una treintena de firmas que suman unas 14.000 toneladas de cítricos al año- cuenta a este diario que, por lo pronto, están recopilando toda la información necesaria para clarificar el alcance que puede tener el uso de la marca Valencia Orange por parte de firmas canadienses.

No obstante, el acuerdo comercial protege 145 denominaciones de origen europeas, incluido el turrón de Alicante y Jijona. Según informó la agencia Efe, Canadá también reconocerá como marca de la UE los productos etiquetados como Cítricos Valencianos o Cítrics Valencians.

En cuanto a la implementación del tratado bilateral -que es la antesala al ambicioso acuerdo con Estados Unidos- todavía queda un largo recorrido después de siete años de negociaciones. El acuerdo debe ser ratificado por el Parlamento español, los del resto de Estados miembros y una decena de regionales.

Hasta ahora, algunos agentes, como La Unió de Llauradors, han manifestado en distintas ocasiones al Consell y al Gobierno central su rechazo a este tipo de acuerdos.