Las Provincias

Francisco Nicolás Gómez Iglesias, el 'pequeño Nicolás'. :: a. ferreras
Francisco Nicolás Gómez Iglesias, el 'pequeño Nicolás'. :: a. ferreras

El delirante intento de estafa del pequeño Nicolás a Mercadona

  • El joven remitió un informe falso con sello de la vicepresidencia del Gobierno sobre una supuesta campaña de desprestigio por un rival

La primera empresa de la Comunitat Valenciana no escapó de las maquinaciones de Francisco Nicolás Gómez Iglesias, más conocido como el pequeño Nicolás. El joven intentó estafar a la cadena de supermercados Mercadona con un supuesto informe que luce el escudo del Ministerio de Presidencia y en el que se denunciaba la supuesta «Operación Caída».

Se trataba de una hipotética campaña que habría sido ideada por la cadena francesa de hipermercados Carrefour para intentar desprestigiar a la compañía presidida por Juan Roig, según la documentación difundida ayer por el diario El Mundo.

El engaño consistiría en un informe falso, elaborado a partir de una supuesta comunicación interceptada por los servicios de inteligencia españoles en la que el consejo de administración de Carrefour planteaba difundir rumores de la supuesta toxicidad de determinados productos. Sin embargo, el documento que recogía esta información lucía un membrete burdamente fotocopiado del Ministerio de Presidencia y con el nombre de su titular, la vicepresidenta del Gobierno, mal escrito. Concretamente, se podía leer el nombre de «Soraya Saez de Santamaria», en vez de Soraya Sáenz de Santamaría como destinataria del documento.

Para enriquecer la ficción, el pequeño Nicolás habría atribuido la detección del intento de ataque al sistema de escuchas telefónicas Sitel del Ministerio de Interior y hasta a un topo en el consejo de administración de Carrefour, con el nombre en clave y todo como agente secreto: «4F». El Gobierno se comprometía a desplegar una gran operación policial contra la empresa gala cuando provocara mayor atención.

Sobre el pequeño Nicolás, detenido en 2014, recaen acusaciones de hasta ocho delitos e infracciones penales, entre las que destacan varias supuestas estafas y falsedades documentales a diferentes empresarios y personalidades públicas. Pese a todo, ha obtenido una relevancia pública que le ha hecho participar en programas y concursos de televisión. Además, el presunto delincuente encabezó una candidatura al Senado en las elecciones de diciembre de 2015, en las que no resultó electo.