Las Provincias

KH Vives: cómo ganar la confianza del gigante del óvalo

  • KH Vives ha coordinado los lanzamientos de nuevos modelos de la factoría de Almussafes desde la salida del C-Max en 2012

  • KH Vives ha multiplicado por cinco su facturación en cinco años gracias al impulso que ha recibido por parte de Ford

Haber trabajado con relojes debe imprimir precisión. Guillermo Vives es el propietario y director general de la KH Vives, una de las firmas de componentes de automoción que más ha despuntado desde la revolución que experimentó la factoría de Ford Almussafes a partir de 2012. En aquel año, la compañía acometió una reestructuración que significó el cierre de centros como el belga de Genk, pero también el despunte de la valenciana, que ha pasado a ensamblar en la actualidad seis modelos de Ford simultáneamente: Kuga, Transit Connect, Tourneo Connect, Mondeo, S-Max y Galaxy.

Bien lo sabe Vives, cuya empresa fue la elegida en 2012 como proveedora única para coordinar las acciones de contención de imprevistos durante el lanzamiento del C-Max y, a partir de este momento, todos los lanzamientos de Ford han sido coordinados desde KH Vives. Sin embargo, el camino hasta esta posición no ha sido sencillo ni mucho menos fruto del azar.

A diferencia de otros empresarios, los orígenes de Vives no están en la empresa que hay lleva su nombre. Guillermo Vives venía de trabajar en el negocio de la joyería y la relojería cuando entró en la empresa Know How Logistics como gerente. La firma había nacido en 1998 con siete trabajadores y se dedicaba al almacenaje y servicios logísticos. En esos primeros años, también comenzaron a ofrecer la realización de retrabajos (la elaboración de un diseño o producto conforme a unas especificaciones conocidas) y adquirieron máquinas troqueladoras para la producción de pequeñas piezas de poliuretano, polietileno y caucho. El resultado fue muy bueno, por lo que obtuvieron la Certificación ISO 9002, pero la situación financiera se volvió extremadamente complicada con el cambio de siglo.

De hecho, es para enmendar esta situación cuando Guillermo Vives adquiere la mayoría de las acciones en 2002 y comienza un periodo de inversiones y de nuevos trabajos para empresas como la canadiense KSR International.

A partir de ese momento, el viento sopla a favor y hace poco más de 10 años reciben el primer gran encargo de Ford. Es el año 2004 y KH comienza con un proyecto relacionado con la sustitución de los parachoques dañados. Este proyecto permite a KH demostrar su capacidad y en el año 2005 recibe el contrato para el diseño de las líneas de montaje y el ensamblaje de los componentes de los cristales del nuevo Focus, el modelo que se comienza a montar en Valencia.

Sólo tres años después, en 2008, KH se convierte en el proveedor estratégico para el ensamblaje y la secuenciación de todos los vidrios que fabrica Ford en su planta de Almussafes. Y en este momento cambia su denominación y su imagen a la actual: KH Vives.

Con este impulso, la actividad en la empresa pasa a ser frenética. Así, en 2009 se convierte en proveedor de componente de asientos para el nuevo Ford Fiesta; en 2010 ofrecen a la empresa americana una solución innovadora -patentada posteriormente- que permite fabricar las varillas interiores de los asientos de tal manera que se ahorran costes productivos y de proceso.

Entre 2013 y 2015, en KH Vives se decide apuntalar su departamento de I+D+i, que desde entonces recibe el 10% de los beneficios de la compañía. En 2014, gracias a las innovaciones incorporadas en sus líneas de producción, crecen las tareas de montaje y secuenciación y en 2015 queda plenamente consolidado un nuevo modelo estratégico fuertemente diversificado. Desde Ford se ha reconocido este mismo año el esfuerzo y hace unas semanas la empresa recibía la certificación Q1 de la compañía del óvalo.

KH Vives se mantiene como una firma de capital 100% valenciano en manos de Guillermo Vives, bajo cuya dirección ha pasado de una facturación de 3,2 millones de euros en 2011 a cerrar 2015 con 17,3 millones de euros y trabajar con la previsión de superar los 20 millones de euros para 2016.

Desde un punto de vista laboral, ofrece trabajo a 400 personas en tres turnos, lo que le lleva a puntas de trabajo en las que la plantilla alcanza las 450 personas. En este momento, su principal clientes es Ford, pero también ofrecen sus servicios a otras compañías, sobre todo en el área de la logística.