Las Provincias

El nuevo plan de retorno de envases del Consell costará 170 millones a las empresas

Depósito de residuos con destino al reciclaje. :: AFP
Depósito de residuos con destino al reciclaje. :: AFP
  • La Generalitat quiere modificar el sistema actual por considerar que ha tocado techo, pero los comercios se niegan a cargar ellos con el cambio

La entidad sin ánimo de lucro encargada de del reciclado de los envases en España, Ecoembres, estima que el coste del Sistema de Depósito Devolución y Retorno (SDDR) que prepara la Consellería de Agricultura y Medio Ambiente pasará una factura de 170 millones de euros a los comercios y la hostelería.

Según el borrador de la norma, los valencianos tendrán que abonar 10 céntimos más por cada envase al comprar un producto. Después podrán recuperar en un ticket al devolverlo en unos depósitos que los comercios tendrán que habilitar. Por su parte, los comerciantes recibirán dos céntimos de bonificación en compensación por la medida, una cantidad que no cubre los gastos de la inversión que tendrán que realizar para poder llevarla a cabo.

Además, Ecoembres estima que se exigirá un esfuerzo extra a los ciudadanos, ya que no todos los envases que hoy se depositan en los contenedores de reciclado se incluyen en el SDDR, sino un 49% de ellos. De este modo, los consumidores deberán hacer una nueva separación de sus desechos y verán incrementado, previsiblemente, el coste de la cesta de la compra por el depósito de 10 céntimos que se requerirá en los productos afectados y por el impacto que en los comercios y establecimientos de hostelería generarán los cambios.

En ese sentido, el director de la Asociación de Supermercados de la Comunitat Valenciana (Asucova), Pedro Reig, reconoce que si la medida planteada por la Secretaría Autonómica de Medio Ambiente sale adelante, incrementará los costes del negocio. Entre otros aspectos, la instalación del SDDR obligará a asignarle un espacio en la zona de venta que sustituirá a otros productos, exigirá un área de almacenamiento específica, reducirá el surtido disponible en los centros y requerirá una inversión para la adquisición de la maquinaria requerida.

Frente a todo esto, el ante proyecto de ley que quiere introducir este sistema no incluye la posibilidad de ayudas o medidas de apoyo a la implantación del nuevo método de gestión del reciclaje, sino que establece la obligatoriedad de la medida y un catálogo de sanciones.

Para el departamento de dirige Julià Álvaro, el actual sistema ha tocado techo y debe complementarse del que también existe en otros países y que se parece al que antiguamente se conocía en España como 'devolver el casco'. Además, la Administración quiere que los comercios controles y contribuyan a decidir los 'impropios', principalmente cristal no reciclaje, que hoy dificulta la labor de Ecoembres.

Búsqueda de alternativas

«Desde Asucova estamos dispuestos a valorar alternativas y por eso queremos sentarnos con la conselleria», asegura Reig, pero especifica que no se está buscando que el sistema se pague por medio de ayudas o estímulos. «No contemplamos la posibilidad de que se pague la aplicación del sistema y, aunque las pagaran, seguiríamos sin estar de acuerdo», asegura. Por su parte, el consejero delegado de la matriz Ecoembes, Oscar Martín, calificó ayer el sistema de «despropósito», ya que hará encarecer de forma «muy importante» la cesta de la compra, porque los envases se van a encarecer, además de sufrir la inversión que deberán hacer los comercios.

Entre la organizaciones que también se oponen destacan la asociación de fabricantes y distribuidores de productos a la venta Aecoc, las grandes superficies de Anged, la Asociación Española de Cadenas de Supermercados (Aces) o la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (Asedas).

De esta forma, las estimaciones del sector para Valencia sería de 170 millones de euros, mientras que en el caso de que esta normativa se trasladara a España el coste alcanzaría los 970 millones de euros, entre costes de amortización de infraestructuras y operativos.

Al rechazo se ha unido Ecovidrio, que punta como el volumen de reciclaje en la Comunitat es superior a la media nacional. Según la organización, los valencianos reciclaron 80.000 toneladas de envases de vidrio en 2015, que se concretaba en 304 millones de envases, lo que equivale a 61 envases por ciudadano.