Las Provincias

La Audiencia Nacional reabre por segunda vez las cuotas de la CAM

Sede central de la CAM, en Alicante. :: efe
Sede central de la CAM, en Alicante. :: efe
  • El tribunal levanta el archivo y ordena tomar declaración de afectados y comerciales de la caja para aclarar la información que daban

madrid. La Audiencia Nacional ha levantado por segunda vez el archivo del caso por las cuotas participativas de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), que afectaron a unos 55.000 ahorradores, y ha ordenado a la juez de instrucción Carmen Lamela reabrir las diligencias de investigación. El tribunal considera «imprescindible» practicar nuevas pruebas, como la declaración de afectados y comerciales de la caja para aclarar los pormenores de la información que daban, que fue propuesta por la asociación de consumidores Adicae.

«Si efectivamente las cuotas acabaron al 99% en manos de minoristas debería investigarse si la inversión constituyó una maniobra de ocultación a la CNMV de la realidad de la operación», expone el escrito, que de este modo contradice el criterio de la titular del juzgado central de Instrucción numero 3, que rechazó esa prueba, solicitada por varias acusaciones particulares, al estimarla poco relevante para el devenir de la causa.

En junio, la juez Lamela volvía a sobreseer esta pieza separada del caso CAM al estimar que los estados financieros de la emisión y suscripción de las cuotas eran los de 2007, no los de 2010 y 2011, sobre los que recaen las sospechas. Ahora la sala estima los argumentos de los afectados, quienes alegaron que cuando se tramitó la operación en el primer semestre de 2008, los directivos de la extinta caja, hoy integrada en Banco Sabadell, ya «incurrieron en prácticas atípicas y en conductas no adecuadas» que perjudicaron al inversor, como se desprende del peritaje del Banco de España presente en el sumario.

El escrito también afea la conducta del fiscal, que señaló una supuesta falta de parcialidad de uno de los integrantes de la sección tercera de la sala de lo Penal, ya que en su día «no hizo manifestación alguna» al conocer su composición.