Las Provincias

La Generalitat es la administración española que más tarda en pagar a los autónomos

  • La Comunitat triplica el plazo legal a la hora de abonar las facturas de los trabajadores por cuenta propia, con 106 días de media

La Generalitat fue la administración española que más tardó en pagar a los autónomos en el tercer trimestre de 2016, según el estudio elaborado por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA). En concreto, los trabajadores por cuenta propia de la Comunitat tuvieron que esperar de media 106 días para cobrar sus servicios, el triple de los 30 días establecidos por ley.

Mientras, la media española se situó en 78 días, lo que significó una reducción del tiempo de espera en cinco días. La tendencia de casi todas las administraciones autonómicas fue de mejora en el abono de facturas a sus proveedores con respecto al año anterior, sin embargo, esta evolución no se percibió entre los autónomos valencianos, quienes tuvieron que esperar aún más que en el tercer trimestre de 2015, al pasar de 99 a 106 días de media.

El presidente de ATA, Lorenzo Amor, calificó los datos de «insuficientes» a pesar de que muchas autonomías redujeran la demora. «La morosidad no tiene nada que ver con el tamaño de la administración, ni de la población, es cuestión de gestores, buenos y malos», sentenció. En ese mismo sentido, cargó con aquellas comunidades que, como la valenciana, aumentaron su retraso en el pago. «Y aunque todas las administraciones han ido reduciendo sus periodos de pago, el esfuerzo no ha sido igual en todas las regiones de España y aun muchos autónomos sufren día a día impagos que les dificultan el seguir trabajando», afirmó el máximo representante de los autónomos en España.

A la Comunitat le siguieron las islas Baleares, con 102 días de retraso, y Castilla y León, con 95. Así, estas tres autonomías son las que suben al podio de la morosidad con sus proveedores.

Por contra, el País Vasco; con 47 días, Navarra; con 49 y Asturias; con 52 días de demora, fueron las administraciones autonómicas que menos tardaron en pagar sus débitos. Todo ello, aun sin cumplir con el plazo legal, tal y como señala el informe. Además, las dos primeras comunidades mejoraron sus tiempos al bajar la espera en dos días.

El estudio pone el acento en el incumplimiento de la ley, tanto la local, como la autonómica y la estatal. Mientras el plazo medio de pago por parte de las comunidades fue de 90 días, la administración central registró 55 días, lo que la convierte en la menos morosa. Aún así, casi duplica los 30 días exigidos. Las administraciones locales, por su parte, pagan de media sus facturas a los autónomos en 66 días.

Cabe recordar, que la morosidad es una de las lacras principales de las pymes, no sólo la que procede de la Administración, sino la que se produce entre empresas. «Durante estos años de crisis, uno de cada cuatro autónomos que ha cerrado el negocio ha sido precisamente por culpa de los impagos. En este momento aunque se han ido reduciendo los periodos de cobro, todavía estamos muy lejos de que se cumpla la ley, sobre todo por parte de las administraciones públicas que se encuentran a años luz de pagar dentro de los 30 días que como máximo establece la ley de morosidad para el sector público», explicó Rafael Pardo, presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos valencianos (ATA), en otro artículo de este periódico .

Morosidad entre autónomos

Por su parte, los trabajadores por cuenta propia sin asalariados y aquellas pequeñas empresas que tienen hasta nueve empleados cumplen con un amplio margen con la Ley de Morosidad, según el informe de la asociación, que señala que pagan antes de dos meses. «Las empresas de 9 a 50 empleados han reducido los periodos medios de pago en 12 días, -un 17%-, pasando de los 68 a los 56 días», explica el documento.

En cuanto a la morosidad entre empresas privadas, la media en España en este sentido es de 77 días. Las mercantiles de Extremadura, Cataluña y Murcia son los que más tardan en pagar sus deudas contraídas con autónomos, con 90, 88 y 87 días de demora, respectivamente. En cuarto lugar, se sitúan los valencianos y los andaluces, con una media de 84 días.

Por contra, las empresas afincadas en la comunidad autónoma de Canarias son las que antes pagan a sus proveedores con 67 días de retraso -sólo una semana más tarde de lo que establece la Ley de Morosidad-. Le siguen las empresas de Navarra y Asturias, con un día más.

Además, en el apartado de deuda municipal, Jaén es la localidad que sale peor parada, con un retraso de 587 días, por lo que el autónomo que realiza un trabajo para su ayuntamiento no cobra de media hasta más de un año y medio después de presentar la factura. Le siguen, con 451 días, los proveedores en Parla (Madrid), y un año en Alcorcón (Madrid) (387 días) y Algeciras (Cádiz) (369 días).

En el lado opuesto, una de las ciudades que cumple con la ley es de la Comunitat. Alicante tardó sólo 22 días en abonar facturas a proveedores. En este grupo también se encuentran Salamanca (29 días), Barcelona (28), Arona, de Tenerife (27), Segovia (26), Vigo (25), Málaga (24), Albacete (23), Fuengirola, de Málaga (16) y Hospitalet de Llobregat, de Barcelona, que paga en 9 días sus facturas.