Las Provincias

:: efe
:: efe

El gran jefe de máquinas

  • Llegó al cargo tras la mayor transformación de la empresa en años, pero un error de previsiones le ha hecho acometer nuevos ajustes

  • Dionisio Campos. Director de Fabricación de Ford en España

valencia. Discreto y efectivo. Así califican quienes le tratan a Dionisio Campos, director de fabricación de Ford España y, por ello, máximo responsable de la factoría de Almussafes (Valencia). A su antecesor, Antonio Adés, le correspondió la delicada operación que garantizó la supervivencia de la instalación en pleno proceso de ajuste y cierres que terminó por dejar caer la espada de Damocles sobre la fábrica europea de Genk (Bélgica) y conseguir una inversión de 2.300 millones de euros en plena crisis económica.

A estos nuevos tiempos pensaba que se incorporó el 1 de octubre de 2015 este ejecutivo de la casa con amplia experiencia internacional que, de improviso se tuvo que enfrentar desde el inicio de este año a un error en las previsiones de la central, que había previsto una demanda en Europa muy superior a la que realmente se ha producido. De este modo, su aterrizaje ha venido acompañado de un proceso de ajuste de producción y, después de plantilla, que ha requerido intensas negociaciones.

Aunque la factoría volvió a hacer gala de su flexibilidad sin perder la paz social, lo cierto es que pagar por los fallos ajenos ha marcado este 2016, justo cuando se celebran los 40 años del inicio de la actividad productiva de Ford en España. Aunque ya se han producido distintos paros de producción (denominados en el lenguaje de la empresa 'jornadas industriales'), lo cierto es que será en 2017 cuando se pase factura a las estrecheces que hoy está pasando la compañía. La esperanza está en que, si la situación mejora, los recortes no tendrán un efecto tan intenso como podría llegar a ser de aplicarse con las cifras de producción y demanda actuales.

Campos, natural de Almenara (Castellón), era hasta hace un año el director de Lanzamientos de Ford en España y número dos de Adés. Su nombramiento le ha convertido en el primer español en la dirección de la planta valenciana. Es ingeniero técnico eléctrico por la Universidad Politécnica de Barcelona y MBA por la Universidad de Anglia (Reino Unido).

Su carrera en Ford se remonta a 1989, cuando comenzó en el área de motores. Posteriormente, entre 1992 y 2000 trabajó en Reino Unido, en los departamentos de Ingeniería de Fabricación y como gerente de lanzamiento de nuevos motores. También pasó por Rumanía, entre 2008 y 2011, donde se ocupó de la adquisición, integración y puesta en marcha de la nueva planta. Fue en el año 2012 cuando Campos volvió a España como gerente general de Fabricación. En octubre de 2013 se convirtió en director de Lanzamiento de Nuevos Productos.

Del calibre de las decisiones que ejecuta Campos da una idea el impacto económico estimado por la Universidad Europea de Valencia en un informe, que se presentó coincidiendo con el aniversario de la empresa. En materia de empleo, la factoría de Ford en Almussafes es el centro con mayor concentración de trabajadores del sector en España, con un total de 9.300 personas, lo que genera alrededor de 125.000 puestos de trabajo en toda España, directos, indirectos e inducidos, la mayor parte de ellos en la Comunitat Valenciana.

Al mismo tiempo, durante los últimos tres años, la apuesta de la compañía con la Comunitat Valenciana ha permitido que el número de puestos de trabajo directos haya crecido en 4.000 empleos, a pesar de que en dicho período la destrucción de empleo en la región haya llegado al 20% sobre la población activa.

Todo este volumen de empleos y de producción hace que cada euro que crea la empresa en términos de valor añadido se traduzca en 6,52 euros de riqueza en España y en 2,86 euros en la economía valenciana. Mientras, por cada empleo generado en Ford se crean 5,82 puestos de trabajo en la Comunidad y 11,73 en España.

Por otro lado, el documento apunta que Ford Almussafes acapara el 25% del total de exportaciones de la Comunitat Valenciana, con más de 7.000 millones de euros. Los principales países que reciben las exportaciones de vehículos son Reino Unido, Alemania y la propia Estados Unidos, origen de la compañía.

La planta de la firma del óvalo en Almussafes fabrica unos 500.000 motores al año y un coche cada 40 segundos, con unas 390.000 unidades en 2015 y la previsión es estar cerca de 400.000 unidades este año. En el centro se ensamblan en la actualidad seis modelos de Ford simultánea: Kuga, Transit Connect, Tourneo Connect, Mondeo, S-Max y Galaxy.