Las Provincias

Las inmobiliarias de lujo buscan viviendas en Valencia ante la creciente demanda

  • Aumentan las ventas en zonas 'prime' del mercado valenciano y los precios repuntan en el Ensanche, Alboraya y en áreas residenciales

La venta de propiedades de lujo atraviesa un buen momento en la Comunitat, impulsada por factores como la recuperación económica, el tirón de la demanda residencial foránea y la reactivación de la financiación hipotecaria. Aunque la demanda todavía no supera a la oferta en la mayoría de los casos, dado el stock de vivienda acumulado en los últimos años, la compraventa de propiedades exclusivas en zonas 'prime' del mercado inmobiliario valenciano avanza a buen ritmo y, «para determinada tipología de inmuebles ya hay más demanda que oferta, como por ejemplo villas de lujo con parcelas muy grandes, amplias piscinas y pistas deportivas propias o, en el caso de la ciudad de Valencia, áticos amplios y bien situados», según apuntan a LAS PROVINCIAS desde Rimontgó, especializada en el mercado de alta gama y afiliada exclusiva de Christie's Real State en la Comunitat.

En 2015, la venta de viviendas a partir de un millón de euros repuntó un 87% en Valencia y la ciudad logró hacerse un hueco en los rankings internacionales del lujo. Como publicó este periódico, el holding artístico más importante del mundo, Christie's, incluyó a Valencia entre las cinco ciudades más interesantes para invertir en lujo, en cuarto lugar, por delante de San Francisco, Sidney o Estocolmo, con reclamos para compradores extranjeros como el precio -con viviendas exclusivas a partir de 750.000 euros, frente al millón o millón y medio que cuestan en Dublín, Atlanta o Monterrey-, el buen clima, la playa o la oferta lúdica y cultural.

En lo que va de año, esta tendencia se mantiene y el interés en la Comunitat entre los inversores internacionales es creciente, tanto en la ciudad de Valencia como en áreas residenciales próximas y en localidades como Jávea, Dénia, Altea y Moraira. Según Rimontgó, de acuerdo con las ventas del último año, el precio medio por metro cuadrado de inmuebles a partir de un millón de euros es de 5.274 euros en apartamentos y 4.335 en chalés de Valencia y, en Costa Blanca, 5.887 y 5.788 euros, respectivamente.

En Valencia, las viviendas de gama alta que más escasean, por la propia tipología de los edificios y porque siempre han gozado de una alta demanda, son los áticos y los apartamentos con garaje en el mismo edificio. Según las mismas fuentes, los clientes internacionales tienen «especial predilección por los áticos o apartamentos en pisos altos con amplia terraza, en particular por los situados en el Ensanche», así como en la playa de la Patacona, con intención de aprovechar al máximo el buen clima que les llevó a elegir Valencia como su lugar de residencia.

Fuera del núcleo urbano, los esfuerzos de captación de las inmobiliarias de lujo se centran en áreas residenciales, en prestigiosas urbanizaciones como El Bosque, Santa Bárbara o Campolivar. También despiertan interés entre los compradores foráneos los chalés de municipios próximos como l'Eliana y Rocafort y de otros de interior, como Xàtiva u Ontinyent, estos últimos especialmente entre los suizos, franceses, belgas y holandeses, según indica a este diario Miguel Ángel Cantos, máximo responsable en Valencia de la agencia Engel & Völkers, especializada en propiedades exclusivas.

Cantos constata que «se vende más, aunque el precio no suba, sobre todo porque los bancos están financiando y eso ayuda a que la venta se anime». Respecto al comportamiento del precio en el segmento de gama alta, apunta que «en general está manteniéndose y en zonas puntuales hay una tendencia en alza, como en el Ensanche», mientras que el tiempo mínimo de venta ronda los seis meses.

Desde Engel & Völkers indican que «se vende lo que está en precio de mercado», idea que corrobora Juan Luis Herrero, responsable de la firma Lucas Fox, centrada en zonas 'prime' del mercado inmobiliario y ámbitos donde el comprador internacional está muy focalizado.

Excepciones a la norma

Las excepciones a esa norma general de que «aún domina la demanda en la negociación sobre el precio» corresponden, básicamente, a las zonas más demandadas de la ciudad: el Ensanche, Ciutat Vella, Ruzafa y Alboraya, en concreto la Patacona. Según el directivo de Lucas Fox, ese comportamiento alcista se observa en áticos y viviendas reformadas de buena calidad en precio del Ensanche, en la Patacona en viviendas de tamaño amplio, en inmuebles grandes del entorno de la Ciudad de las Artes y las Ciencias, así como en viviendas reformadas a precio correcto en el distrito de Pla del Real.

Aparte de las continuas labores de captación y difusión de propiedades en las zonas más demandadas, en el segmento del lujo son habituales las búsquedas 'a medida' y las ventas privadas, de inmuebles exclusivos que no están disponibles abiertamente en el mercado.