Las Provincias

Los agricultores acusan al Consell de «anteponer la ideología» a sus necesidades

 Dos agricultores en la Tira de Contar en Mercavalencia. :: txema rodriguez
Dos agricultores en la Tira de Contar en Mercavalencia. :: txema rodriguez
  • La Generalitat destina siete millones a la producción ecológica y deja fuera los incentivos para el relevo generacional

«Es incomprensible la nula apuesta por el sector agrario, cuya principal debilidad es la falta de jóvenes, que son los que garantizan el futuro. No entiendo que el dinero disponible se gaste en otros menesteres. Está claro que las prioridades ideológicas se han antepuesto a las necesidades profesionales y económicas del sector agrario valenciano». Con estas palabras, el presidente de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA), Cristóbal Aguado, manifestó ayer a LAS PROVINCIAS su disconformidad con la decisión del Consell de destinar a la producción ecológica la totalidad de los presupuestos que faltaban por asignar, unos siete millones de euros. En concreto, la organización critica que no se haya destinado ni un solo euro a uno de los problemas endémicos de la actividad agrícola desde hace décadas: el envejecimiento de la profesión.

Se trata de los fondos incluidos en el Programa de Desarrollo Rural de la Comunitat 2014-2020, que recoge varios objetivos, entre los que está, precisamente, fomentar la incorporación de jóvenes al campo. Al respecto, AVA lamenta que dicho compromiso se quede en papel mojado con medidas como dejarla fuera de esa asignación de fondos, anunciada por el departamento de Elena Cebrián el martes en una reunión con agentes del sector.

Una decisión que llega, además, después de que 700 jóvenes de la Comunitat se hayan quedado este año sin acceder a los planes de incorporación por falta de presupuesto. Según indica la organización, en lo que va de año, se han presentando más de 900 solicitudes, de las cuales sólo han sido aprobadas poco más de 200. «No se entiende que 700 personas, que han presentado proyectos para poder vivir del campo, se hayan quedado fuera por falta de dinero mientras las partidas sobrantes se dedican a un área con solvencia y viabilidad», declaró Aguado a este diario.

En la cita con la conselleria, el representante de AVA instó a que esos siete millones, procedentes de las ayudas agroambientales del arroz y de las subvenciones a la protección de humedales y carrizales en el sur de Alicante, se repartiesen «de manera mucho más equitativa y ecuánime a fin de poder atender con mayor eficacia alguna de las múltiples urgencias del campo valenciano».

Desde la organización indican que la respuesta de la conselleria fue que «tomarían nota». «Se trata, por tanto, de establecer prioridades y el relevo generacional en la agricultura es, probablemente, la principal de todas ellas porque sin jóvenes en el campo no hay futuro: ni ecológico ni de ninguna otra clase», recalcó el presidente de AVA-Asaja.

De hecho, el propio Programa de Desarrollo Rural señala la lucha contra el envejecimiento del campo como un problema que se debe combatir. En el apartado dos del documento, titulado 'definición de objetivos', se recoge la necesidad de fomentar de la competitividad de las explotaciones agrarias, a través de «la reestructuración de los cultivos, la implantación de fincas colaboradoras y el fomento de la instalación de jóvenes agricultores». También se refleja este compromiso en el análisis de deficiencias, donde se destaca la escasa incorporación de los jóvenes a la agricultura y ganadería.

Desde AVA ya habían advertido en varias ocasiones de su preocupación por la posibilidad de que la deriva ecologista eclipse el resto de urgencias. «No nos oponemos a la producción ecológica, cuestionamos los criterios», matizan desde la entidad.

Pugna en conselleria

Según fuentes del sector, la propia Conselleria de Agricultura vive una pugna entre dos maneras distintas de ver el mundo agrario. Por un lado, el secretario autonómico de Agricultura, Francisco Rodríguez Mulero, del PSPV, es defensor del modelo agrario clásico, mientras que el de Medio Ambiente, Julià Álvaro, de Els Verds, abandera la agricultura ecológica. Hasta ahora, parece que la tesis de Álvaro lleva ventaja en las decisiones del departamento.