Las Provincias

Fallece Ricardo Cardona Salvador, reinventor del negocio textil valenciano

Fallece el reinventor del negocio textil valenciano
  • Cardona Salvador era expresidente y director general de Paduana y presidente de honor de Ateval y Aitex

La empresa puede ser una herramienta de transformación social y económica, pero son las personas a cuyos hombros avanza, las que dedican sus desvelos a idear la forma de ir cada vez un poco más lejos, son quienes motivan el la creación de empleo y futuro para todo un territorio.

Éste fue el caso de Ricardo Cardona, expresidente de la histórica compañía textil Paduana, que falleció la noche del pasado sábado a los 81 años de edad. Nacido en la localidad castellonense de Alcalá de Chivert en 1935, entró en la compañía que acabaría presidiendo tras descartar otras ofertas después de licenciarse en 1959 en Derecho y Económicas con Premio Extraordinario por Deusto.

El entonces presidente, director general e hijo del fundador de la compañía, José Simó Aynat, le contrató para asumir el cargo de subdirector general y modernizar la empresa para aprovechar los aires de cambio que se abrieron en España con el fin de la autarquía y los primeros efectos de los Planes de Desarrollo, que entonces empezaban a generar una estructura económica que llevaría al país a recuperar su potencial industrial.

En diez años, Cardona hizo que la empresa pasara de ser una pieza relevante en el tejido local a ser una de las líderes nacionales, con una fuerte presencia internacional, de lo que se beneficiaron otros competidores, gracias a distintas experiencias de cooperación que desarrolló Cardona bajo la estrategia de ‘ganar-ganar’.

Técnicamente, introdujo las fibras sintéticas, lo que facilitó distintas texturas, mayor colorido y menor peso del artículo, además de diversificar la producción con edredones, colchas, sábanas y franelas.

Por otra parte, entendió la relevancia del marketing y aplicó una política comercial que le llevó a utilizar la televisión como plataforma publicitaria desde finales de los años sesenta, con lo que Paduana se convirtió en una de las pioneras del medio.

En 1960 se casó con la hija de su presidente, Rosa Simó, con la que tendría cuatro hijos. Desde 1973 ocupó la dirección general y entre 1992 y 2000 presidió la firma, publicando al mismo tiempos una relevante serie de artículos profesionales en la prensa especializada en comercio.

Su inquietud le llevó a embarcarse en otros proyectos, lo que le hizo ser consejero de la riojana Unión Vitivinícola, propietaria de Bodegas Marqués de Cáceres; la papelera Clariana o la Sociedad de Inversiones de las Comarcas Centrales. Además, presidió la patronal textil Ateval y el instituto tecnológico Aitex. Sus conocidos destacan su caballerosidad y la claridad de ideas, que mantuvo hasta el último momento.