Las Provincias

La inversión extranjera cae un 73% en la Comunitat el primer año del nuevo Consell

La frustrada Actuación Territorial Estratégica de Rabasa, en Alicante, donde iba a instalarse Ikea.
La frustrada Actuación Territorial Estratégica de Rabasa, en Alicante, donde iba a instalarse Ikea. / LP
  • Las tres provincias atrajeron 217 millones entre julio de 2015 y junio de este año, frente a los 814 de los doce meses anteriores

El portazo dado por el Consell al proyecto de la multinacional británica Intu y el fondo español Eurofund para la puesta en marcha del centro comercial Puerto Mediterráneo en Paterna ha significado rechazar una inversión de 800 millones de euros en la Comunitat. Esta iniciativa se suma a otras, como el Ikea de Alicante, que también hoy ha terminado en el arcén después de años de tramitación bajo la figura de Actuación Territorial Estratégica (ATE), que debía haberles facilitado su desarrollo.

Aunque estos no son los únicos, ya optaron por desistir otros inversores, como la firma singapurense ARC Resorts que planteó la construcción de un hotel en los Docks de la Marina de Valencia, y que terminó por abandonar la iniciativa ante las críticas y los obstáculos que encontró desde el Ayuntamiento de la capital y la administración autonómica tras la simple presentación de su proyecto de alojamiento y ocio.

Sin embargo, la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, negó ayer que decisiones como la de tumbar Puerto Mediterráneo puedan generar una fuga de inversiones extranjeras. De hecho, aseguró que en el último año «muchas empresas han vuelto a la Comunitat Valenciana y la inversión ha crecido». En su opinión, «ahora las empresas tienen seguridad jurídica y no tienen miedo a que les hagan mordidas por instalarse. Y eso es importante».

Sin embargo, los datos del servicio estadístico de la Secretaría de Estado de Comercio del Ministerio de Economía no corroboran esta afirmación, sino que la contradicen abiertamente. Tomando como referencia los últimos datos publicados, el segundo trimestre de 2016 se cerró con una inversión extranjera en la Comunitat Valenciana de 6,8 millones de euros, frente a los 26,19 millones del mismo trimestre del año anterior, un 74% menos. Ese fue el último con Alberto Fabra de presidente de la Generalitat, salvo los cuatro días finales de junio, en los que Ximo Puig ya había sido investido.

Tampoco salen las cuentas si se comparan los semestres, ya que entre enero y junio de 2016 el flujo fue de 53,2 millones frente a los 92,19 millones del mismo periodo de 2015, un 43% menos. A su vez, si se tienen en cuenta los cuatro trimestres comprendidos entre el tercero de 2015 y el segundo de 2016 (justo el primer año de gobierno del actual Consell), la suma que se obtiene es de 217,25 millones frente a los 814,26 millones de los 12 meses anteriores, un 73,3% por debajo.

El mejor trimestre con el nuevo gobierno fue el cuatro de 2015, cuando se captó una inversión de 135,9 millones. El mejor del último año de la legislatura anterior también fue el cuarto trimestre de 2014, pero la cantidad que llegó en ese periodo fue de 689,3 millones, una cifra cinco veces superior a la recogida en las estadísticas del año siguiente.

Aunque los expertos atribuyen esta acumulación de capital a final de año a cuestiones fiscales y a ajustes estadísticos de cantidades que en rigor estarían más repartidas a lo largo del año, en el caso de 2014 gran parte del desembolso sí está localizado y explica ese pico de inversión procedente principalmente de Reino Unido, pero también de Luxemburgo y Hong Kong como principales remitentes.

Aunque en octubre de ese año se anunció la compra por parte de Peter Lim del Valencia Club de Fútbol, el efecto estadístico de la operación no fue tan relevante, a pesar de tratarse del desembolso de 94 millones sometido a las condiciones del acuerdo. Por el contrario, lo que más creció fue la captación de fondos para la industria química y los servicios financieros. Por otra parte, ningún de los cuatro últimos trimestre ha superado a su correspondiente del periodo anterior.

Analizando los resultados del conjunto de España, entre julio de 2014 y junio de 2015 el país atrajo 24.030 millones frente a los 20.907 millones de los doce meses posteriores. La desaceleración de la economía europea es una de las causas que se atribuye a esta situación y no faltan analistas que también advierten el efecto de la falta de estabilidad política con dos citas electorales y un gobierno en funciones desde diciembre. Sin embargo, este descenso es del 12,9% muy lejos del 73,3% que se ha producido en la Comunitat.