Las Provincias

El Puerto reduce su huella de carbono un 17,31% en seis años

  • Esta disminución se produce «en un periodo en el que el tráfico de mercancías del Puerto de Valencia creció más del 14%»

La Autoridad Portuaria de Valencia (APV) ha reducido su huella de carbono en el Puerto de Valencia un 17,31% desde 2008, año en el que se realizó el primer inventario dentro del proyecto Climeport. En concreto, la huella de carbono del recinto portuario se situó en 2,58 kg de CO2 equivalente por tonelada en 2014.

Así lo ha indicado el jefe de seguridad y medio ambiente de la APV, Federico Torres, en una conferencia impartida en el marco de la Ecofira, el certamen internacional de las Soluciones Medioambientales que acoge Feria Valencia, acompañado del jefe de políticas ambientales, Raúl Cascajo, según ha indicado la entidad en un comunicado.

En su intervención, Torres ha destacado que esta disminución en el impacto medioambiental se produce "en un periodo en el que el tráfico de mercancías del Puerto de Valencia creció más del 14%".

Según ha explicado, la metodología empleada para la cuantificación de la huella de carbono incluye tanto las emisiones de la propia APV como de las empresas concesionarias, los buques y el transporte terrestre producidas en el interior del recinto portuario. Además, sigue los requisitos establecidos en la Norma ISO 14064-1:2012, lo que convierte a Valencia en "el primer puerto del mundo en verificar su huella bajo este referencial", ha destacado.

Con esta disminución de la huella de carbono, la Autoridad Portuaria de Valencia "cumple con los compromisos adquiridos voluntariamente con la firma de la World Protection Climate Iniciative -C40, firmada en 2008 en Rotterdam, para la reducción de los gases de efecto invernadero en los puertos", ha resaltado el jefe de seguridad y medio ambiente de la APV.

En Ecofira, Torres también ha destacado "el compromiso de la APV por compatibilizar la actividad portuaria con el desarrollo sostenible" porque ha permitido también incrementar la eficiencia energética del recinto en un 25%. En concreto, ha indicado que en este periodo, la eficiencia energética ha pasado de un ratio de 8,76 kWh por tonelada manipulada en el año 2008 a 6,60 kWh en 2014.

Concienciación medioambiental y proyectos innovadores

Según explican desde la APV, la entidad participa en proyectos nacionales e internacionales que permiten implementar medidas innovadoras en el campo de la protección medioambiental. En este sentido, la APV se ha erigido como referente europeo en gestión ambiental en el ámbito portuario liderando diversos programas de cooperación portuaria, tanto nacionales como internacionales.

Entre estos proyectos destacan Ecoport II, implantado en las empresas que operan en los puertos de Valencia, Sagunto y Gandia para sensibilizar a la comunidad portuaria en la importancia de integrar la actividad portuaria con el desarrollo sostenible. Este proyecto está considerado como modelo por el sector portuario nacional e internacional.

Otros proyectos recientes en los que ha participado la APV han sido Greencranes, que ha tenido por objetivo analizar las diferentes alternativas tecnológicas ecoeficientes que permitan reducir los gases de efecto invernadero y partículas contaminantes en los puertos, entre otros.

Sistema de gestión medioambiental

Asimismo, la entidad portuaria tiene implementado un Sistema de Gestión Ambiental que consiste en una serie de instrumentos orientados a mantener el equilibrio entre el incremento de la actividad portuaria y la protección del entorno natural.

Así, realiza un seguimiento periódico mensual de la calidad de las aguas a partir de una red de control que consta de 17 equipos repartidos entre los tres puertos. Asimismo, dispone de una embarcación que recoge diariamente los residuos sólidos flotantes, así como un Plan de Emergencia Interior y un Plan de contingencias para la lucha contra la contaminación por vertido de hidrocarburos.

Respecta a la calidad atmosférica, la APV dispone de una amplia red de control de la calidad del aire que consta de 8 estaciones meteorológicas, 2 captadores de partículas de alto volumen en continuo y una cabina de inmisión que permiten elaborar informes periódicos de evaluación de la calidad del aire.

De hecho, según destacan desde la entidad portuaria, disponen de las certificaciones medioambientales más exigentes como el certificado medioambiental europeo de puertos PERS (Port Environmental Review System), la ISO 14001 y el Certificado Europeo de Gestión y Auditoría Medioambiental EMAS III (Eco-Management and Audit Scherne).