Las Provincias

El Consell tumba el proyecto de Puerto Mediterráneo en Paterna

Simulación del macrocentro comercial proyectado por Intu Eurofund en Paterna. :: lp
Simulación del macrocentro comercial proyectado por Intu Eurofund en Paterna. :: lp
  • La Comisión de Evaluación Ambiental de la Generalitat emite un informe negativo sobre el megacomplejo comercial

Puerto Mediterráneo no ha obtenido el visto bueno de la Generalitat y el proyecto del mega complejo comercial y de ocio de Paterna ha sido enterrado esta mañana. La Comisión de Evaluación Ambiental, formada por técnicos y responsables de Medio Ambiente, Territorio y Urbanismo, ha denegado la memoria del proyecto, por lo que ahora el grupo Intu Eurofund tendrá que decidir si sigue adelante con el proyecto desde el principio o lo descarta definitivamente.

Este dictamen llega medio año después de que los técnicos de la Dirección General de Medio Natural y Evaluación Ambiental comenzasen a analizar, desde ese punto de vista, el expediente de la ATE que les habían remitido desde la Conselleria de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio.

Cabe recordar que los impulsores del proyecto inicialmente situaron en 2015 el comienzo de las obras. A pesar de los cerca de 40 informes favorables de organismos como el Ministerio de Fomento, la Generalitat y la Confederación Hidrográfica del Júcar que reivindicaban sus representantes, tras el cambio de gobierno el proyecto pronto se convirtió en paradigma del modelo que rechazan los dirigentes de Compromís.

El complejo, de 300.000 metros cuadrados y que promete 863 millones de inversión privada, unos 5.900 empleos y más de 20 millones de visitas anuales, recibió múltiples críticas por parte de los nuevos responsables públicos, hasta el punto de ser tildado de «pelotazo con amiguitos» por el conseller de Economía, Rafael Climent. También fue motivo de discordia entre la vicepresidenta Mónica Oltra, que lo tildó de «barbaridad, insostenible e inviable», y el alcalde de Paterna, Juan Antonio Sagredo, que le replicó que mandaría a su despacho a los vecinos que fueran a pedirle un trabajo. Fue entonces, a finales de septiembre, cuando Ximo Puig zanjó la polémica y garantizó que su gobierno hará «lo que le toca», al margen de que les «guste más o menos».

La tardanza para resolver esta ATE -figura creada precisamente para agilizar trámites- despertó recelos tanto en el sector privado como entre dirigentes socialistas y, durante meses, se repitió que faltaba un informe de la Conselleria que dirige María José Salvador y, de ahí, pasaría a la comisión liderada por el secretario autonómico de Medio Ambiente, Julià Álvaro, que hoy finalmente se pronunciará sobre la memoria ambiental del proyecto.

Nuevos informes

En los últimos meses, los técnicos de Medio Ambiente solicitaron nuevos datos a Infraestructuras, a la CHJ y a los promotores del complejo, que aseguran haber «subsanado todo lo que se pedía». En verano llegaron también dos informes desfavorables de Fomento y Obras Públicas, relativos a un plan de accesos que la empresa asegura estar dispuesta a enmendar. Sus responsables declinaron ayer pronunciarse sobre la crucial cita de hoy, en la que Puerto Mediterráneo ha vuelto a la casilla de salida.