Las Provincias

El fin de Coepa, en manos de Valencia y Castellón

  • El presidente de Cierval consultará a CEV y CEC si perdona a Alicante el 95% de la deuda pero dice que «una cosa es pedir y otra conseguir»

valencia. El presidente de la patronal autonómica Cierval, José Vicente González, marcó distancias ayer con la quita del 95% de la deuda que plantean desde Coepa, en concurso de acreedores desde marzo y con un futuro aún más complicado tras la denuncia en la que el Servef le acusa de no justificar dos millones en ayudas.

Al término de la inauguración de Iberflora, Eurobrico, Laboralia, Ecofira y Egética, González aseguró no haber recibido ninguna propuesta de Coepa y, a falta de saber qué pide y de utilizar los dos meses de plazo para responder, lanzó varios mensajes. El primero, que «una cosa es pedir y otra conseguir», en alusión a esa abultada quita que ha conocido por los medios. Remarcó asimismo que, en 2015, Cierval provisionó deudas de Coepa por importe de 476.267 euros, por impago de cuotas desde 2010, pero no da por perdido ese dinero.

De hecho, avanzó que su intención es consultar también a las ejecutivas de Valencia (CEV) y Castellón (CEC), no sólo a Cierval, acerca de si perdonan a Alicante buena parte de su deuda para que salga adelante. Para lograrlo, el IVF también tendría que aceptar la dación en pago del centro de oficios.

González también quiso zanjar supuestas polémicas territoriales sobre el control de la futura Cierval, al asegurar que «ninguna organización» tendrá más de un 30%, «sea cual sea el dinero que ponga».

Sobre la denuncia del Servef, aseguró que «no afecta de ninguna forma a Cierval», sino que es «un tema estricto de Coepa», sin entrar en si podría dar la puntilla a la maltrecha patronal alicantina. En cuanto al informe sobre la fusión con la CEV para salvar a Cierval del concurso, arrastrada por las otras dos provinciales, apuntó que estará listo antes del 15 de octubre.