Las Provincias

Fachada del centro de formación de Coepa en Alicante. :: J. P. REINA
Fachada del centro de formación de Coepa en Alicante. :: J. P. REINA

El Servef acusa a la patronal alicantina de no justificar dos millones en ayudas

  • El Generalitat dio 6,8 millones con un préstamo y subvenciones para construir un centro de formación, pero sólo hay facturas por 4,7

El Servicio Valenciano de Empleo y Formación (Servef) presentó en el juzgado de instrucción número 18 de Valencia una denuncia contra la Confederación Empresarial de la Provincia de Alicante (Coepa) por los presuntos delitos de fraude de subvenciones, falsedad documental, estafa, apropiación indebida, frustración de la ejecución e insolvencia punible.

La entidad pública asegura que entre 2005 y 2010, la patronal obtuvo por medio de distintas subvenciones del Servef, de Sepiva y de la dirección General de Trabajo y Seguridad Social 3,8 millones de euros, que se sumaron a un préstamo de tres millones de euros del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF), con el objetivo construir y dotar de equipamiento un centro de formación en prevención de riesgos laborales en la capital alicantina.

Sin embargo, la denuncia, que firma María José Mira el 28 de julio (una de sus últimas actuaciones antes de dejar la Secretaría Autonómica de Economía Sostenible con destino a la Conselleria de Hacienda) señala que Coepa recibió un total de 6,8 millones de la Administración, frente a los 4,7 millones que considera justificado en la construcción y equipamiento del centro. De este modo, el Servef estima una diferencia de 2,04 millones de euros «cuyo destino se desconoce».

Sin embargo, en lo que afecta estrictamente al Servef, este defiende además en su denuncia que aportó 1,9 millones de euros que estaban sometidos a una cláusula habitual en sus convenios y resoluciones en la que se establecía que la finalidad del centro debía mantenerse como mínimo durante 10 años. Sin embargo, las actividades de formación para las que iban las ayudas concluyeron en 2014, como denunció el sector crítico de Coepa, encabezado por la patronal de las pequeñas y medianas empresas de la provincia de Alicante Cepyme.

Fuente próximas a la patronal niegan esas acusaciones y sobre el desfase aseguran que no se ha tenido en cuenta debidamente el equipamiento del edificio, ya que aseguran que el coste fue muy superior al de las ayudas recibidas. También insisten en que la demanda se presentó en el juzgado el mismo día que Coepa registraba sus alegaciones y habría sido «materialmente imposible» que desde el Servef su hubieran podido estudiar debidamente.

Sin embargo, las acusaciones del Servef no se quedan ahí. A través de información facilitada por el IVF, la entidad laboral llega a la conclusión de que Coepa presentó 26 facturas por 4,7 millones para la obtención y desembolso del crédito con el IVF que ya se habían presentado como justificación de los expedientes de subvención del Servef.

Se da el caso de que esas facturas, que van desde el 24 de septiembre de 2005 al 30 del mismo mes en 2010 son de un mismo proveedor: Constructora Hormigones Martínez SA, propiedad de Rafael Martínez Berna. Precisamente, en el periodo que se investiga fueron presidentes de la patronal alicantina el impulso del centro de formación, Joaquín Rocamora; el más tarde presidente de la CAM y actualmente investigado en ese caso, Modesto Crespo (2006-2009); y el propio autor de las facturas, Martínez Berna (2009-2011), que dimitiría de ese cargo por una sanción de la Comisión Nacional de la Competencia y sería investigado después en la trama Gürtel.

A todo esto, el préstamo con el IVF sigue estando por cobrar y fue la demanda de ejecución para la recuperación del préstamo este mismo año lo que instó el pasado mes de marzo el concurso de acreedores en el que se encuentra la entidad.