Las Provincias

La sequía provoca unas pérdidas de 165 millones en el campo valenciano

Cultivos afectados por la falta de agua en varias explotaciones de Godelleta. :: txema rodríguez
Cultivos afectados por la falta de agua en varias explotaciones de Godelleta. :: txema rodríguez
  • La Unió califica la situación de «dramática» y reclama ayudas económicas que compensen los daños sufridos en el sector

valencia. La sequía pasa una factura de 165 millones de euros en el sector agrícola valenciano, según estima La Unió de Llauradors. En concreto, en la provincia de Valencia las pérdidas directas son de 88,8 millones de euros, en la de Alicante se registran 40,3 millones y en la de Castellón, 35,5 millones. Si la llegada del otoño no trae consigo lluvias en las próximas semanas, las pérdidas «pueden ser incluso bastante superior», según indica la organización.

Las consecuencias de la falta de agua son varias. En las zonas de regadío, el principal problema es el encarecimiento de costes de cultivo, mientras que en secano, no sólo hay disminución de producción, que en algunos casos superará el 50%, sino que podrían traer la muerte de arbolado. Además, la sequía provoca desequilibrios fenológicos en la mayoría de cultivos como, por ejemplo, calibres de fruta más bajos.

Por otro lado, también repercute en un incremento del nivel de plagas -con el coste asociado que supone su erradicación-, el aumento de la frecuencia de riego y la consiguiente subida del coste energético.

En cuanto a los cultivos más perjudicados, los cítricos son los que mayores pérdidas registran, con 95 millones de euros, debido su superficie y a los costes que conlleva extraer el agua desde mayor profundidad. Le sigue el olivar, con 25 millones de euros, ya que la producción de esta campaña podría ser un 50% menor que la anterior.

Las viñas se verán afectadas en todas las zonas productoras con un descenso medio de la producción del 30% respecto a la campaña pasada, con unas pérdidas por la sequía de unos 18,2 millones de euros. Por su parte, los frutos secos y la de almendros podría descender su cosecha casi un 40% sobre la anterior, mientras que la de algarroba, un 30%, con unas pérdidas de 13,6 millones de euros.

En cereales, la pérdida ha sido generalizada en todas las comarcas valencianas, pero oscila entre el 20 y el 50% respecto a una campaña normal, con pérdidas de 4,6 millones de euros. Por lo que se refiere a los frutales, se ha dado un aumento de costes por mayor riego y pérdidas de 3,7 millones de euros. El sector apícola -relativo a las abejas- también se ha visto perjudicado, con unas pérdidas de 4,1 millones de euros, y tendrá consecuencias en la ganadería extensiva si no llueve pronto.

La Unió señala que la «dramática y angustiosa situación» requiere de un esfuerzo por parte de las administraciones públicas para compensar las pérdidas y evitar el abandono de más explotaciones, y reclamó la convocatoria urgente de una Comisión de Seguimiento de la Sequía, compuesta por las entidades representativas de los sectores afectados.

Asimismo, el organismo liderado por Ramón Mampel solicita la concesión de ayudas directas a explotaciones con daños por sequía, la reducción del módulo en el IRPF para las explotaciones y actividades agrarias afectadas, o la condonación del pago del Impuesto de Bienes Inmuebles de naturaleza rústica correspondiente al ejercicio 2016.

Otras medidas propuestas son la bonificación del 100% en el pago de las cotizaciones a la Seguridad Social por contingencias comunes, exenciones para el año 2016 del canon de regulación y tarifa de utilización del agua, la reducción de las tarifas eléctricas para el riego, la puesta a punto de los pozos de sequía o el establecimiento de una línea de préstamos ICO con interés subvencionado para los afectados por la sequía.

Ante este escenario, el Consejo de Ministros tiene previsto aprobar hoy mismo la prórroga de los decretos de sequía de las cuencas del Júcar y del Segura, con los que se otorgan recursos adicionales para el regadío de estas cuencas.