Las Provincias

Las empresas valencianas atrapadas por Hanjin luchan para recuperar la mercancía

La terminal TTI del Puerto de Algeciras, donde Hanjin Shipping tiene el 25% de las acciones. :: lp
La terminal TTI del Puerto de Algeciras, donde Hanjin Shipping tiene el 25% de las acciones. :: lp
  • Un total de veinte mercantiles del sector textil han trasladado sus quejas a la CEOE, de las cuales, la mitad son de la Comunitat

El bloqueo en el que se encuentra la naviera Hanjin Shipping desde que anunció la suspensión de pagos hace tres semanas no pasa desapercibido para las empresas valencianas. Según confirmó la Cámara de Comercio de Valencia a LAS PROVINCIAS, son muchas las mercantiles de la Comunitat las que trasladaron al organismo su preocupación y las que se interesaron por conocer los pasos que deben seguir ante la incógnita de cuándo llegará su mercancía. Desde la cámara que preside José Vicente Morata, las mismas fuentes afirmaron que las actividades de las sociedades afectadas abarcan todos los sectores.

Las empresas textiles han sido de las primeras en dar la voz de alarma y ya han empezado a movilizarse. En concreto, un total de 20 firmas dedicadas a este mercado han trasladado sus quejas a la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), de las cuales, la mitad son de la Comunitat. «Hemos recibido quejas de diez empresas valencianas que tienen parado el cargamento y están estudiando la situación para ver de qué manera se puede solventar», declaró a este diario el secretario general de la Asociación de Empresarios Textiles de la Comunidad (Ateval), José Serna. «Esta situación no tiene parangón. Hay mucha inseguridad, incertidumbre y preocupación», prosiguió el representante de la patronal que cuenta con un peso importante sobre todo en Alicante.

El jueves de la semana pasada se autorizó la primera descarga de la naviera surcoreana en la Autoridad Portuaria de Valencia (APV). Se trataba del buque Hanjin Spain, que desestibó 2.683 contenedores. Sin embargo, la operación apenas sirvió para rebajar la inquietud de las firmas importadoras, que todavía siguen en vela por la mercancía que flota en otros barcos de la compañía quebrada. «Los clientes de Hanjin tienen su cargamento en diferentes buques, por lo que muchos están todavía a la espera», explicó Serna, que señaló los problemas de producción como una de las consecuencias en las que puede derivar el retraso de las entregas.

Así como el Hanjin Spain procedió a la descarga, el buque Hanjin Bosal sigue varado en la zona de fondeo del Puerto de Valencia desde hace más de dos semanas. El gigante surcoreano solicitó la entrada en el recinto del Grao, sin embargo, el barco no procedió a la desestiba. A diferencia de Hanjin Spain, Hanjin Bosal no es propiedad de la firma asiática, sino de un armador independiente subcontratado por la naviera. Ante el riesgo de que su buque fuera embargado por impago, el propietario dio orden de no atracar en la APV, según señalaron fuentes conocedoras del proceso.

El personal de Hanjin

El futuro del personal de la naviera que presta servicios en el Puerto de Valencia es otra de las cuestiones que están en el punto de mira. «Pedimos a la compañía que sea ágil en la toma de decisiones y que no caiga en concurso de acreedores», sostiene el responsable del Sector del Mar de Comisiones Obreras, Bernat Albentosa, quien estima que un total de 60 personas pertenecen a la plantilla de Hanjin Spain en Valencia. «Tenemos asumido que la consignataria no la va a comprar nadie. Ahora mismo estamos a la espera de que Hanjin decida si se decanta por un Expediente de Regulación de Empleo que se ajuste a la actividad productiva o por el concurso de acreedores», sentencia el representante sindical.

Por otro lado, la caída de la naviera disparará los precios y generará tiranteces en el suministro global, según comunicó ayer la empresa transitaria iContainers.