Las Provincias

Rusos y chinos copan los visados por comprar casas de lujo en la Comunitat

Villa de lujo, ejemplo de inversión a cambio de 'Golden Visa'. :: lp
Villa de lujo, ejemplo de inversión a cambio de 'Golden Visa'. :: lp
  • El Gobierno ha concedido permiso de residencia a 185 extracomunitarios en tres años por realizar inversiones inmobiliarias a partir del medio millón

Inversiones inmobiliarias millonarias a cambio de visados de residencia de dos años, renovables de cinco en cinco. Por ese mecanismo, en vigor desde 2013, han obtenido permisos exprés para vivir en España -y moverse libremente por todo el espacio Schengen- un total de 185 ciudadanos extracomunitarios, y sus familiares, que han realizado inversiones inmobiliarias a partir de 500.000 euros en la Comunitat en los últimos tres años.

En concreto, siete de cada diez visados concedidos en la Comunitat por la compra de viviendas de lujo fueron a parar a ciudadanos rusos y chinos, como responsables de 71 y 63 inversiones de un total de 185, respectivamente, según los datos facilitados a LAS PROVINCIAS desde la Delegación del Gobierno.

Las operaciones a partir de 500.000 euros registradas entre el 29 de septiembre de 2013 y el 31 de julio de 2016 suman 113,24 millones de euros, de los que 75,6 millones corresponden a inversiones realizadas en la provincia de Alicante, 34,7 a Valencia y 2,8 a Castellón.

Tras Rusia y China, que suman el 75% del montante global con 50,17 y 34,49 millones, respectivamente, se sitúan los inversores de Ucrania, con compras por importe de 7,63 millones, Argelia (2,66), Líbano (2,08), Libia (1,61) y Egipto (1,59), seguidos por los ciudadanos de Kazajstan, Sudáfrica, Siria, Arabia Saudí y, a más distancia, por los compradores de países como Bielorrusia, México, Ecuador o Indonesia.

Dentro de las inversiones inmobiliarias a partir del medio millón de euros que reportaron a sus protagonistas una 'Golden Visa', destaca una operación de 2,57 millones de euros realizada por un inversor ruso en la provincia de Alicante, que es la de mayor cuantía, seguida de los 2,07 millones que gastó un compatriota suyo en Valencia, de otra compra por importe de 1,5 millones también con sello ruso en Alicante, así como de una inversión de 1,25 millones de un ciudadano chino en suelo alicantino y otra de 1,03 millones de un ucraniano en Valencia.

Sobre el perfil del inversor, desde Rimontgó indican que el comprador chino, por ejemplo, busca obra nueva de calidad en ciudades o villas en zonas residenciales pobladas, con los servicios cercanos, ya que les gusta sentirse acompañados y prefieren caminar a conducir.

Como ejemplo de propiedades que encajan en este tipo de operaciones a cambio de visados, citan un apartamento reformado en la calle Colón de Valencia, de 210 metros, con dos habitaciones, tres baños y plaza de garaje, por 895.000 euros; una villa en Jávea de 300 metros y 1.573 de parcela, por 580.000 euros, y otra de nueva construcción en L'Eliana, de 290 metros y 760 de parcela, a la venta por 680.000 euros.

En 2015, a punto de cumplirse el segundo aniversario de las 'Golden Visa' y en vista de que esta vía para atraer inversiones no había dado el resultado esperado, con apenas 500 autorizaciones en toda España, el Gobierno suavizó los requisitos exigidos para obtener este permiso, que también conceden Portugal, Grecia, Estados Unidos o Canadá. Uno de los cambios más relevantes, que constituye un elemento diferencial respecto a otros países, fue la supresión del requisito de haber viajado a España al menos una vez en el periodo autorizado para residir. Además, el visado se amplió del cónyuge e hijos menores de 18 años del inversor a los hijos que no hayan constituido una unidad familiar y a ascendientes dependientes. Igualmente, la renovación cada dos años tras los dos iniciales, sin límite, pasó a concederse directamente para un lustro, prorrogable cada cinco años.

Con el atractivo del visado, España busca captar compradores de propiedades inmobiliarias a partir de 500.000 euros, inversiones a partir de un millón en acciones de empresas españolas y proyectos empresariales de interés general. Sobre este supuesto, desde Rimontgó señalan que los dos primeros visados por proyectos acreditados de interés general se dieron en 2014 a dos inversores chinos por la producción y exportación de vino desde Castilla y León.