Las Provincias

La innovación también puede ser cuestión de familia

La familia Panach ha estado vinculada al cultivo de la chufa desde hace generaciones y es una referencia en la historia de la profesionalización e industrialización de la producción de horchata de Alboraya. Hasta los años 70 la elaboración de este dulce era, más que artesanal, manual. Su popularidad en la ciudad de Valencia era muy alta desde hacía décadas, pero el auge del turismo en los años sesenta y setenta disparó la demanda hasta unos niveles que hacía complicado a las horchaterías disponer de suficiente producto como para satisfacer sus necesidades. Esta situación hizo que el padre de José Ramón y Rosa Panach se pusiera manos a la obra para mejorar el proceso de recogida de la chufa por medio de una sistema de recolección de su invención que hoy se ha convertido en el habitual por su eficiencia y resultados.