Las Provincias

Ford hace extensivo el recorte de horario a la planta de motores

La planta de motores de Ford Almussafes se salva del Expediente de Regulación de Empleo Temporal (ERTE) planteado ante la caída de la producción, que se temía que implicase más de una veintena de jornadas de parada hasta final de año o principios de 2017.

Según lo acordado ayer por la dirección y UGT, sindicato mayoritario, Ford hará extensiva a los trabajadores de motores la reducción de la jornada en dos horas pactada en julio para el resto de la plantilla y esa instalación dejará de producir los viernes por la tarde. Fuentes de la empresa confirmaron a LAS PROVINCIAS que ese ajuste de horas pagadas pero no trabajadas, al que se sumarán la semana que viene los empleados de motores, también se recuperará con seis sábados de producción en 2017.

Desde la compañía dan por descartado el ERTE con el argumento de que los volúmenes de fabricación no hacen necesario recurrir a esa medida, como mantenía UGT.

La situación de la planta de motores, donde trabajan unas 900 personas, quedó pendiente para después del parón estival y la bajada de producción, mayor que la registrada en vehículos, ya hizo que la empresa programase una jornada de parada para el pasado lunes, a cuenta de jornadas industriales.