Las Provincias

La Comunitat recibe 246 firmas catalanas desde el inicio del proceso soberanista

La Comunitat recibe 246 firmas catalanas desde el inicio del proceso soberanista
/ LP
  • Cataluña no logra cubrir la salida de 793 sociedades frente a las 595 que gana Madrid o las 101 que aumenta Valencia

Cataluña encabeza el éxodo de empresas hacia otras autonomías desde la agudización del proceso secesionista en 2013. Ese año fue cuando la Asamblea Nacional Catalana aprovechó la Diada del 11 de septiembre para unir de norte a sur este territorio con una cadena humana. Fue el inicio simbólico del llamado proceso soberanista y un paso decisivo en el movimiento de compañías que ha beneficiado principalmente a Madrid, pero del que también ha sacado provecho a la Comunitat Valenciana.

Aunque la mudanza de sedes es un fenómeno habitual, lo cierto es que, la diferencia entre las que entran y salen en el caso catalán se cuenta por centenares en los últimos tres años, frente a las decenas que lo hacen en las otras seis que pierden más que ganan. Concretamente, Cataluña se ha tenido que despedir de 2.019 sociedades frente a las 1.226 que han optado por instalarse en ella. La diferencia deja una pérdida de 793 empresas, según la información facilitada por la empresa de gestión de información mercantil Informa D&B, filial de la Compañía Española de Seguros de Crédito a la Exportación (Cesce).

Por contra, la Comunitat Valenciana ha atraído a 1.161 mercantiles que han trasladado su sede desde otras autonomías, 246 de ellas procedentes de Cataluña. Sin embargo, ha perdido 1.060, de las que 200 han preferido tener domicilio catalán. A su vez, Madrid sigue siendo la autonomía que cuenta con un mayor dinamismo, al mover los mayores volúmenes de empresas tanto en dirección de salida como de entrada.

De hecho, es la que más empresas aporta también a la Comunitat, con 449 mudanzas, pero su saldo es ampliamente positivo: la capital ha ganado entre 2013 y 2015 exactamente 595 sociedades, descontando las que dejan aquella comunidad de las que la eligen como destino.

El informe de la empresa de gestión de información mercantil Informa D&B analiza las 130.609 empresas que cambiaron de domicilio social en toda España entre 2013 y 2015. 43.165 cambios en 2013, 43.060 en 2014 y 44.384 en 2015. Lo que refleja una disminución de 0,24% en 2014 y un aumento del 3,07% en 2015 respecto al año anterior. El 91,10% de estos cambios de domicilio corresponden a traslados dentro de la misma comunidad autónoma.

Durante estos tres años, el informe constata que 11.625 movimientos corresponden a cambios de autonomías, es decir el 8,90% del total. Las comunidades con mayor evasión de empresas son Madrid (3.143 sociedades se han ido en los últimos tres años), Cataluña (2.019), Andalucía (1.113) y Comunitat Valenciana (1.060). Estos datos se corresponden con el número de sociedades mercantiles con las que cuenta cada una de ellas en valores absolutos, pero es el atractivo para ganar domiciliaciones lo que resulta a todas luces significativo. Mientras que Madrid recibió 3.738 empresas durante estos tres años, Cataluña atrajo a menos de un tercio de esa cantidad: 1.226. Más equilibradas resultan la Comunitat Valenciana con 1.161 y Andalucía con 1.156.

El informe incide en cómo durante esos años, tres autonomías mantuvieron los saldos positivos más importantes. Fueron Madrid, que atrajo a más firmas, con un saldo positivo de 595; seguida de Islas Baleares, con un saldo positivo de 136, y Aragón, de 103. Tras ellas quedó la valenciana, con 101 ganadas. En caso de Madrid, el saldo fue positivo a lo largo de los tres últimos años completos, siempre incrementándose.

Por contra, las comunidades que registraron más salidas de empresas que llegadas, es decir, que cargaron con un saldo negativo, fueron: Cataluña, que descontó 793; seguida por País Vasco, con un saldo de 207. Estas dos comunidades también han mantenido una cifra negativa a lo largo de los tres últimos años.

Este diferencial entre empresas que vienen o que se van a una determinada comunidad tiene también un efecto cuantificable económicamente. Si se considera la facturación de las empresas que entran o salen, se puede ver que tanto Madrid como Cataluña registran un saldo negativo; de 2.306 millones para Madrid y 986 millones para Cataluña. Los autores del informe apuntan que el saldo negativo de cifra de venta en Madrid, puede explicarse por el cambio de domicilio de Gas natural Fenosa Generación, que siguió la llamada de su matriz y pasó de Madrid a Barcelona en 2014.

Igualmente, el saldo positivo de 1.998 millones que registra el País Vasco se vincula al traslado desde Madrid a Bizkaia de Cecosa Supermercados (perteneciente al Grupo Corporativo Mondragón) en 2013. En el lado opuesto Navarra registró el segundo mayor déficit detrás de Madrid, principalmente debido al traslado de BSH Electrodomésticos, de Navarra a la capital aragonesa.

Cruzando operaciones, acontecimientos y fechas, el año de la cadena humana que cruzó Cataluña también fue el del mayor éxodo en volúmenes de facturación. Sin que haya una operación concreta que el informe señale como causa clara, las cuatro provincias catalanas descontaron 1.045 millones de euros. A pesar de que al siguiente año consiguió un saldo positivo, por la operación de Gas Natura Fenosa, éste sólo fue de 138 millones. El pasado año volvió a pérdidas y, pese a ser de 79 millones, no pudo evitar el tercer peor puesto del trienio.

También la Comunitat ha terminado en pérdidas este balance, aunque en el octavo puesto y un recorte del volumen de facturación de 214 millones. Los ganadores han sido País Vasco, Andalucía y Aragón.