Las Provincias

El mueble valenciano recorta distancias con el catalán en la lucha por el liderazgo en el sector

  • La exportación de mobiliario desde la Comunitat creció en 2015 un 13% y ya suma el 23,7% de las ventas al exterior de España

La Comunidad Valenciana ha aumentado sus exportaciones de mueble un 13,3% en el primer semestre 2016, alcanzando una cuota del 23,7% sobre el total exportado nacional y situándose en segunda posición del ránking, pero recortando distancia. Aunque la importación a la Comunidad ha alcanzado los 199.164 miles de euros (lo que representa un aumento de 30,9%) el saldo de la balanza arroja un superávit de 38,86 millones de euros, situándose la tasa de cobertura en un 119,5%, según el informe de la Asociación Nacional de Industriales y Exportadores de Muebles de España (Anieme).

Aunque Cataluña se mantiene en el primer puesto de la clasificación de comunidades autónomas, ralentiza su crecimiento y pierde un punto de su cuota sobre el total exportado por toda España, con un volumen durante el periodo comprendido entre enero y junio 2016 de 257,8 millones de euros y una cuota del 25,7% sobre el total. Esta cifra supone un aumento de 8,2% con respecto al primer semestre de 2015, con lo que la Comunitat acorta el diferencia del 11,84% que les distanciaba en 2015 al 7,68% de 2016.

A escala nacional, el aumento ha sido del 12,4% y en el resto de las principales autonomías exportadoras de muebles se creció por encima de dos dígitos, con la única excepción de Madrid, que disminuyó un 18,7%. En este sector tradicional, el pulso entre las comunidades valenciana y catalana resulta sistémico, ya que entre las dos suman el 49,4% del conjunto de la exportación nacional de muebles.

Analizando de forma pormenorizada los movimientos del negocio valenciano, del mismo modo que en conjunto del país, Francia es el primer destino del mueble, concentrando el 30,4% del total exportado por la Comunidad y 72,27 millones de euros. Además, es uno de los responsables de las alegrías del sector, ya que ha aumentado su importación de España en un 22,3% hasta los 269,95 millones, y más aún en Valencia, donde el crecimiento ha sido del 25,9%.

La cruz de la moneda ha correspondido a Alemania, donde se puede hablar abiertamente de desplome tras recortar la compra valenciana un 10,7%, hasta los 21,9 millones de euros y la española, un 2,7%, hasta los 84,9 millones.

El despegue americano

Desde Anieme se destaca el importante crecimiento de Estados Unidos, que aumenta casi un 60% sus compras de mueble valenciano hasta los 21,3 millones de euros y se sitúa como tercer destino de la Comunitat, con una cuota de mercado muy similar a la que ostenta Alemania, que sigue siendo el segundo destino.

A diferencia de lo que ocurre a nivel nacional, las exportaciones de muebles de la Comunidad Valenciana a Reino Unido han descendido un 3,9%, mientras que a escala nacional han crecido un 7,7%. La tipología del mueble que mayormente se fabrica y exporta desde la Comunitat, entre el que no se incluye el mueble tapizado, puede ser una de las causas de este descenso, mientras que ha aumentado en otras autonomías como son Murcia o Cataluña, según la asociación de exportadores españoles.

Como ocurre en el conjunto de España, las exportaciones de muebles de la Comunitat Valenciana a Rusia han descendido un drástico 29,6%, pasando a ocupar el puesto número 14 del ranking de destinos, muy por debajo de las cuotas de mercado que solía ocupar antes de la devaluación del rublo y la crisis de Ucrania.

«Pese a esta situación, Rusia es un mercado que no debemos abandonar», destacan desde Anieme, «teniendo en cuenta su tamaño e importancia estratégica, así como que se trata de un país netamente importador, acabará por recuperarse de la crisis». De hecho, pese a que el esfuerzo inversor en promoción en Rusia es muy alto para los resultados que se están obteniendo en estos momentos, la organización asegura que debe mantenerlo para no perder el nicho de mercado conseguido con mucho esfuerzo a lo largo de los años.

El presidente de Anieme, Juan Carlos Muñoz, ha calificado el hecho de haber superado a escala nacional la cifra de 1.003 millones de euros durante el primer semestre del año como el resultado de un gran esfuerzo. Sin embargo, advierte de la importancia de diversificar los destinos para evitar una concentración excesiva en Francia y otros países europeos. Ejemplo de ello son las importantes cuotas de mercado que han ido ganando países como Estados Unidos, Marruecos, Arabia Saudí, Qatar, México y República Dominicana, entre otros.

Respecto a las importaciones, China representa un 22,5% sobre el total importado y continúa siendo el principal país de origen de las importaciones españolas de muebles, con un valor de 336,2 millones de euros. Pese a que el volumen de importación de mueble chino sigue siendo altísimo, durante este semestre el crecimiento ha sido sólo de un 1%, en comparación con los aumentos de otros países como Marruecos, Rumanía o Vietnam, lo que denota que la producción en China ya no ofrece precios tan competitivos como antaño, según Anieme.

El saldo comercial es deficitario en 489 millones, aunque esto refleja cierta reactivación del consumo nacional de mobiliario, no sólo dentro de la gama media y económica, sino también con importación de producto de nivel medio y alto procedente de Alemania e Italia, entre el que destaca el mueble de cocina.