Las Provincias

Usan láminas de plástico reflectante contra plagas

Un operario fija con paladas de tierra una de las láminas de plástico reflectante en una finca de cítricos de La Safor. :: V. LLadró
Un operario fija con paladas de tierra una de las láminas de plástico reflectante en una finca de cítricos de La Safor. :: V. LLadró
  • El ensayo se realiza en una finca de La Safor bajo la dirección de investigadores del IVIA y emplea material traído de Canadá

Los responsables de una gran explotación citrícola de La Safor han instalado unas láminas reflectantes bajo los árboles de una parcela para iniciar un estudio que evaluará su efecto contra el desarrollo de ciertas plagas y a favor de un aumento del crecimiento vegetativo de los naranjos y de su fruta. Los fabricantes canadienses de dichas láminas plateadas, cuyo empleo se ensaya por primera vez en la citricultura española, defienden que su utilización es beneficiosa para frenar plagas y mejorar los rendimientos de la producción.

El ensayo está dirigido por Alberto Urbaneja, investigador del Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias (IVIA) y especialista en control biológico e integrado de plagas de dicho centro. La prueba se inició hace pocas semanas y el primer objetivo era, de acuerdo con las especificaciones de los fabricantes de Canadá, disponer de un elemento que contribuya a ahuyentar la presencia de ciertos parásitos voladores. En este caso se piensa en especial en las 'psilas' que propagan la bacteria que causa el 'greening' y los insectos de la familia 'cercopoidea' que extienden la bacteria de 'Xylella fastidiosa'.

El 'greennig' está causando estragos en la citricultura de diversos países de América, especialmente en Brasil y Florida; en España no se ha detectado la enfermedad pero sí se ha encontrado la 'psila' que la propaga en Galicia y en Portugal.

Por lo que respecta a la 'Xylella', llegó a Europa desde Costa Rica en cafetos ornamentales, arrasa olivos en el sur de Italia y ya se ha propagado a otras zonas de dicho país y a áreas de la costa mediterránea francesa, temiéndose que llegue a nuestro país en poco tiempo. Además de los olivos puede afectar a cítricos, vid y frutales entre más de trescientas especies vegetales comestibles, ornamentales y forestales.

Ante la dificultad actual de frenar la expansión de estas dolencias, lo que se intenta, en tanto se encuentren medios más eficaces de prevención o lucha, es contar con instrumentos que contribuyan a evitar la presencia de los insectos que actúan de vectores de los microorganismos que causan el mal.

Según la firma canadiense que fabrica estas láminas, su producto repele a los insectos que intentan posarse en las plantas bajo las que se coloca el material, el cual ya se conoce en el campo como 'la plata', por su aspecto plateado para actuar de espejo. Pero lo que ya se ha comprobado en el experimento de La Safor, a las pocas semanas, es que los frutos de los árboles del ensayo (unas 15 hanegadas) han crecido notablemente más que los de hileras colindantes y sin láminas, lo que indica que favorece la precocidad. Dado este prometedor resultado, los dueños de la explotación han decidido extender el ensayo a fincas de otras comarcas valencianas y de Huelva.

El principio en el que se basan ambas cosas (repeler insectos y aumentar el crecimiento vegetativo) es el de la reflexión de la luz solar. Los árboles están iluminados tanto por arriba como desde abajo, y la verdad es que a partir de media mañana no se puede estar cerca, por el calor que irradian las láminas.