Las Provincias

La historia de Hoffman: de imprimir libros litúrgicos a los álbumes digitales y su venta a PhotoBox

  • La empresa valenciana Hofmann, recientemente adquirida por un grupo británico, nació en 1922 como un pequeño taller de impresión

La empresa valenciana Hofmann, recientemente adquirida por un grupo británico, nació en 1922 como un pequeño taller de impresión de libros litúrgicos de un emigrante alemán y, tras adaptarse a las "amenazas" de los tiempos, ha logrado poner al alcance de todos los álbumes digitales personalizados.

Huyendo de la devastada Alemania de la época, Carlos Hofmann se instaló primero en Baleares y enseguida en Valencia y, gracias a sus conocimientos de latín, abrió un taller de encuadernación de biblias y misales que fue sobreviviendo a diversas crisis a lo largo de casi cien años, según ha relatado a EFE uno de sus nietos, Franz Hofmann.

Para llegar a situarse en los primeros puestos en álbumes digitales en España -posición que le ha llevado a ser comprada recientemente por el Grupo PhotoBox-, ha recorrido un camino en el que la apuesta por el software de maquetación y los procesos de impresión de última generación ha sido decisiva.

El reto del Concilio Vaticano II

A principios de este siglo se enfrentó a la "amenaza" de la fotografía digital, pero no ha sido el único reto de esta empresa familiar: la crisis más acuciante la vivió cuando el Concilio Vaticano II permitió el uso de la lengua vernácula para los servicios religiosos, y Carlos Hofmann tuvo que replantearse la fabricación de libros en latín.

Años más tarde, en las décadas de los 70 y los 80, ya bajo la dirección de su hijo, Federico Hofmann, la empresa estuvo "a punto de sucumbir" con el producto del momento, los álbumes para fotografías, cuyo consumo per capita era todavía bajo.

Los marcos de fotos

Sin embargo logró darle la vuelta a la situación con la venta de marcos de fotos e inició una senda de crecimiento continuo en términos de facturación y rentabilidad que volvió a chocar con el reto de la fotografía digital.

Adaptándose a las nuevas necesidades del mercado, en 2005 sacó los álbumes digitales y rápidamente se colocó en primer lugar en venta de este tipo de producto.

La venta de la empresa

Tanto es así que el grupo británico de impresión de fotos a través de internet PhotoBox se fijó en Hofmann para expandirse en España y el pasado noviembre compró la empresa, con sede en Paterna, para crecer en el mercado europeo.

Esta compra ha sido posible por "el gran cambio" que realizó Hofmann en 2009 al tomar la decisión de traspasar el 80 % de la empresa a dos fondos de capital riesgo, en un contrato que establecía la obligación de vender de forma conjunta (los fondos y la familia) si aparecía la posibilidad de un buen comprador.

Ahora, con "el mejor comprador posible para la empresa", según Franz Hofmann, la compañía verá ampliada su gama de productos más allá de los álbumes digitales, en concreto con la decoración mural y los regalos personalizados.

Los planes de futuro

En declaraciones a EFE, el director ejecutivo del grupo británico, Stan Laurent, ha destacado que, entre sus planes iniciales, también destaca acelerar la oferta móvil para que esté disponible a través de Hofmann con las aplicaciones iOS y Android, y otras ofertas móviles.

Laurent ha resaltado el patrimonio industrial y la experiencia en álbumes de fotos que aporta Hofmann, una marca que se ajusta "perfectamente" a la visión del sector de PhotoBox y que se mantendrá en España.

"Apreciamos una clara sinergia y talento en Hofmann, y siempre intentaremos buscar la mejor forma de complementarnos", ha manifestado el jefe ejecutivo del grupo británico.

Los planes de futuro

El grupo británico pretende consolidar su expansión internacional tanto de forma orgánica como a través de adquisiciones clave a nivel estratégico, como la realizada recientemente.

Hofmann ofrece a PhotoBox "un claro liderazgo" en el tercer mercado europeo en importancia, una presencia más fuerte a través de la marca Posterjack y una mayor presencia en Portugal, Suiza y Austria, que le permitirá que más de la mitad de los ingresos del grupo provengan de fuera de Reino Unido, donde acapara el 25 % de la cuota de mercado, igual que en Francia.

PhotoBox decidió comprar la empresa valenciana tras la obtención en junio de 2014 de una línea de crédito renovable para financiar futuras fusiones y adquisiciones, en el marco de su estrategia de expansión, si bien no ha querido concretar el importe de la operación argumentando que se trata de información confidencial.