Las Provincias

El Santander prescinde de Rodrigo Rato

El exdirector gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Rodrigo Rato
El exdirector gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Rodrigo Rato / Efe
  • El banco disuelve el Consejo Asesor Internacional para dejar de contar con el expresidente de Bankia

Ha tardado, pero al final el Banco Santander ha prescindido de Rodrigo Rato como asesor de la entidad. Imputado por las tarjetas opacas de Caja Madrid-Bankia y por la salida a Bolsa de Bankia, su presencia era muy cuestionada dentro y fuera del banco, más aún cuando la nueva presidenta, Ana Botín, defendía la necesidad de recuperar la confianza de la sociedad.

La fórmula elegida para echar a Rato ha sido suprimir todo el Consejo Asesor Internacional, en el que estaba el ex director gerente del Fondo Monetario Internacional. Un consejo que existía desde 1997, integrado por 12 miembros, y que remuneraba a sus asesores con alrededor de 200.000 euros por dos reuniones al año.

Ahora el banco afirma que ha decidido “reconfigurar las relaciones de asesoramiento que tiene institucionalizadas a la luz de los cambios que se han producido en la situación global y que van a continuar en la próxima década”. “La revolución digital, las nuevas tendencias de los negocios globales, las mayores exigencias regulatorias y de los clientes y la falta de confianza del público en la industria financiera suponen importantes desafíos y oportunidades para el negocio”, señalan en el Santander y para ello no quieren seguir contando con Rodrigo Rato.

El escándalo de las tarjetas ‘black’ de Caja Madrid ha sido la puntilla. Rato utilizó más de 99.000 euros con esas tarjetas para gastos personales y está imputado porque, según el juez instructor del caso, las “consintió, propició y aceptó”. Después de haber sido también expulsado del Partido Popular, del que había solicitado la suspensión temporal como afiliado, de habérsele retirado doctorados honoris causa, Rato aún permanece en el Consejo de Telefónica para Latinoamérica. El consejo de Servihabitat, la inmobiliaria de La Caixa y TPG, lo abandonó el verano pasado para ser consejero de la firma estadounidense de capital riesgo Texas Pacific Group (TPG), dueña del 51% de Servihabitat.