Las Provincias

El juez impone una fianza de 16 millones a Blesa y de tres a Rato

vídeo

Blesa, Barcoj y Rato. / Foto: Agencias | Vídeo: Atlas

  • Da tres días a los expresidentes de Caja Madrid y Bankia para ofrecer bienes por esta cuantía si no quieren ser embargados

  • Rato y Blesa aseguran que las 'tarjetas B' eran "de uso personal" y eluden la responsabilidad de su emisión

  • Ambos expresidentes aseguran que confiaban en que el banco retenía el porcentaje correspondiente al gasto efectuado

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu ha impuesto una fianza pecuniaria de 16 millones de euros para el expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa y otra de tres millones para el de Bankia Rodrigo Rato en relación con los gastos que los exconsejeros de estas entidades realizaron "de forma presuntamente ilícita" al hacer uso de sus 'tarjetas B', informaron fuentes jurídicas.

El magistrado, que investiga las 'tarjetas B' en una pieza separada del 'caso Bankia', ha notificado dos autos tras las declaraciones de los imputados en el que les da un plazo de tres días para abonar estas fianzas y les advierte de que, si no aseguran ante el juzgado bienes por esta cuantía, serán embargados.

Las fianzas, que han sido impuestas a petición de la Fiscalía Anticorrupción y con la adhesión del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), principal accionista de Bankia, incluyen tanto la responsabilidad civil que Blesa y Rato tendrían que afrontar en el caso de ser condenados por el uso de las 'tarjetas B' como la multa del 25 por ciento que establece la ley.

Según fuentes jurídicas, los consejeros de Caja Madrid gastaron con sus tarjetas opacas durante el mandato de Miguel Blesa (de 1996 a enero 2010) un total de 12,5 millones, mientras que durante la presidencia de Rato en la caja madrileña y en Bankia (entre enero de 2010 y mayo 2012) cargaron un total de 2,6 millones de euros.

Administración desleal

El juez señala en su auto, según las citadas fuentes, que la conducta de los dos expresidentes podría tipificarse indiciariamente como un delito continuado de administración desleal sin perjuicio de que con posterioridad pudiera añadirse el de apropiación indebida.

El delito de administración desleal, según recuerda el magistrado en sus resoluciones, "sanciona a administradores de una sociedad que realicen conductas causantes de un perjuicio con abuso de las funciones propias de su cargo".

La petición del fiscal Alejandro Luzón acordada por el titular del Juzgado Central de Instrucción número 4 tiene el objetivo de que los dos exdirectivos aseguren la responsabilidad civil y la multa que se les pueda imponer en un juicio oral. No se trata, por tanto, de una medida cautelar para evitar su ingreso en prisión.

Rato y Blesa eluden la responsabilidad de su emisión

Los expresidentes de Bankia y Caja Madrid Rodrigo Rato y Miguel Blesa han declarado que las 'tarjetas B' opacas al fisco que emplearon 86 consejeros y directivos de los dos bancos eran "de uso personal" y han eludido cualquier responsabilidad respecto a su emisión, ha confirmado fuentes presentes en la declaración.

Rato y Blesa, que han reconocido que disponían de otra tarjeta destinada a los gastos de representación, han calificado las cantidades que abonaron con los plásticos como una "retribución" concedida por su entidad. En concreto, Blesa ha precisado que se trataba de un "complemento retributivo de libre disposición", mientras que Rato ha concretado que el dinero gastado era una cantidad retributiva que debía descontarse de su salario.

Los dos expresidentes, que han declarado como imputados en la pieza separada en la que Andreu investiga el uso irregular de este medio de pago, han coincidido en afirmar que la práctica se encontraba institucionalizada cuando llegaron a la caja y se han desligado de cualquier responsabilidad en la emisión.

A este respecto, Blesa ha aportado actas de la comisión de control que se remontan a mayo de 1988 y en las que se aprueba este medio de pago como una "compensación de gastos para el ejercicio del consejero". "Se trataba de una práctica institucionalizada y totalmente legal", ha dicho. Rato, por su parte, ha asegurado que "conocía" la existencia de las tarjetas antes de llegar a la presidencia y ha precisado que a él le fue entregada por el exdirector general de Caja Madrid y Bankia Ildefonso Sánchez Barcoj.

Otro punto en el que han coincidido los dos expresidentes ha sido en alegar que carecían de conocimiento respecto a la tributación fiscal del beneficio económico obtenido con las tarjetas.

La versión ofrecida por Rato se basa en asegurar que el departamento tributario y fiscal de Bankia "era el responsable y el encargado de aplicar las retenciones correspondientes a las retribuciones y, por tanto, de las tarjetas".

"Como el resto de mis retribuciones por distintos conceptos, siempre dí por hecho que lo que gastaba con la tarjeta en cuestión formaba parte de mi retribución global y que, por tanto, sus retenciones estaban incluidas en mi certificado anual, como no podía ser de otra manera", ha asegurado, según apuntan letrados presentes en la declaración.

Blesa se ha referido a esta cuestión de forma similar. Ha precisado que nunca fue consciente de que este dinero no se incluía en su certificado de retenciones y ha puesto de manifiesto que ya ha regularizado ante Hacienda las cantidades que gastó entre los años 2003 y 2010, que ascienden a 436.688,42 euros.

Rato ha desvelado que ya ha consignado en dos cuentas de Bankia y la Fundación Caja Madrid las cantidades que gastó. Cargó 44.200 euros a Caja Madrid y 54.837 euros a Bankia, según la documentación que maneja el juez Andreu.

Sánchez Barcoj apunta a Bleas

El magistrado ha tomado también declaración al exdirector general de Caja Madrid y Bankia Ildefonso Sánchez Barcoj, que ha apuntado directamente a Blesa como responsable de la emisión de los plásticos. "Quien tiene la tarjeta y cuanto va en la tarjeta era decisión exclusiva de Blesa", ha indicado.

Sánchez Barcoj ha precisado que los plásticos, que iban a nombre de Caja Madrid, eran emitidos por el departamento de operaciones y que era el departamento de contabilidad el encargado de decidir la cuantía de su límite.

Sus respuestas contrastan con las ofrecidas por el propio Blesa, que ha reiterado a lo largo de todo el interrogatorio que "nadie" le daba explicaciones sobre este medio de pago. Sus respuestas han provocado el enfadado del fiscal anticorrupción Alejandro Luzón, que le ha espetado: "el que tiene que dar explicaciones es usted".