Baloncesto | Valencia Basket

Vives pone a prueba su tobillo

Guillem Vives (izq.) junto al médico Miguel Frasquet. / i. marsilla
Guillem Vives (izq.) junto al médico Miguel Frasquet. / i. marsilla

El entrenador del Valencia Basket, Txus Vidorreta, asume que no tendrá al catalán en los dos partidos de esta semana mientras Sergi García aumenta su rol El base comienza el trabajo para superar la tenosinovitis en la articulación operada

JUAN CARLOS VILLENA VALENCIA.

La finalización de la Euroliga no ha terminado con las semanas de dos partidos para los equipos españoles participantes. Ese anhelado descanso para el Valencia Basket, con la plaga de lesiones perenne durante la temporada, deberá esperar una semana, porque la que arrancó ayer tiene dos citas importantes el jueves ante el Baskonia (21.30 horas) en la Fonteta y el sábado en Zaragoza (19 horas), donde los valencianos buscarán volver al pulso por la segunda y la tercera plaza de la Liga Endesa. Vidorreta tendrá para esos dos partidos un mínimo de tres bajas (Diot, San Emeterio y Vives) e intentará recuperar para la causa a Pleiss, que se perdió por su fascitis plantar el partido en San Sebastián del récord de triples. Hay que recordar que el cuadro taronja anotó 22 tiros desde la línea de 3 en el choque que disputó en la pista del Delteco GBC y mejoró la marca de 21 que el propio equipo valenciano estableció hace dos años.

El temor en la entidad de la Fuente de San Luis con las tres bajas de los exteriores es que se prolonguen durante todo el mes de abril. Una de ellas, la de Antoine Diot, es segura, mientras que San Emeterio tiene muy complicado disputar los siguientes cuatro partidos de la Liga Endesa, donde el Valencia Basket debe defender su puesto como cabeza de serie para el playoff, y las opciones de Vives comenzarán a calibrarse a partir de hoy.

El catalán comenzó ayer de forma suave un trabajo individual tras regresar el viernes de Barcelona, donde se le hicieron más pruebas en el tobillo maltrecho. La tenosinovitis que sufre en el tobillo izquierdo, el operado a principios de enero por el doctor Xavier Martín, obligó a parar al base en Desio.

El equipo tendrá un mínimo de tres bajas para los dos partidos de esta semana y espera recuperar a Pleiss

El temor desde entonces es que Guillem Vives fuera una baja de larga duración, puesto que su dolencia impide determinar un plazo estimado de vuelta. Si el catalán supera de forma positiva las cargas de trabajo durante la semana se evaluará su vuelta al trabajo del equipo para la próxima semana, para calibrar si llega a tiempo de disputar el partido marcado para el domingo 22 de abril ante el Unicaja en la Fonteta. Si no llega a tiempo, su nuevo parón se prolongará durante más de un mes.

El cuerpo técnico del Valencia Basket tiene claro que no se va a forzar la vuelta de Vives, puesto que llevar su articulación al límite fue lo que provocó que tuviera que pasar por el quirófano, después de jugar durante los primeros meses de competición con molestias.

El paso al frente de Sergi García puede ser el mejor aliado para que el catalán no tenga presión añadida en su vuelta. El balear completó en San Sebastián su mejor semana con la camiseta taronja, promediando 10,5 puntos y 13,5 de valoración en los partidos ante el Maccabi y el Gipuzkoa. García ya está en condiciones de asumir el rol de segundo base, con Van Rossom con los galones de titular, hasta el regreso de Fernando San Emeterio, puesto que hasta entonces los minutos de Abalde tienen que estar enfocados en el puesto de tres, su posición natural.

Fotos

Vídeos