VICTORIAS EN ACB

Los malagueños llegan con urgencias si quieren optar a un billete para la cita de Gran Canaria mientras los taronja pueden sellar su pase

Los taronja han ganado los dos últimos partidos de la ACB en el Carpena.

valencia. El Valencia Basket comienza hoy el calendario de 2018 en Málaga, disputando ante el Unicaja el partido aplazado de la Jornada 13 de la ACB por los compromisos navideños de la Euroliga. Será la segunda ocasión en la temporada, siempre fuera de casa, en la que los valencianos se concentrarán tres días para disputar dos partidos consecutivos frente al mismo equipo, como ocurrió en noviembre en Barcelona. Algo que, siendo el Unicaja el rival, aumentará el morbo entre dos enemigos íntimos. El gran objetivo de los dos equipos esta temporada vuelve a ser amarrar la plaza por méritos deportivos, siempre y cuando el Gran Canaria no gane la Eurocup, que la ACB sigue teniendo en juego para disputar la próxima edición de la Euroliga. Hasta el momento, los valencianos aventajan en cuatro victorias a los malagueños, con un billete para la Copa de Las Palmas que quedaría sellado para los taronja en caso de conseguir el triunfo en el Carpena.

EL DATO

Para los hombres de Joan Plaza, tras perder el sábado en Bilbao y acumular seis derrotas en los últimos nueve partidos de la ACB, el envite es fundamental para sus aspiraciones en el torneo copero. Con un balance de 6-7 todo lo que no sea ganar al Valencia Basket supondrá complicar sus opciones de conseguir un billete para la cita canaria, puesto que se quedarían sin margen de error y mirando al average y la calculadora. Una motivación más dentro del pique deportivo que ambos equipos mantienen en las últimas temporadas, acentuado por la final de la pasada Eurocup que acabó ganando el Unicaja en la Fonteta. En la actual campaña, el Valencia Basket ha ganado los dos precedentes, en la semifinal de la Supercopa (83-78) y en la primera vuelta de la Euroliga (91-53).

Las bajas seguirán marcando la rotación de Vidorreta en los primeros partidos del nuevo año, puesto que ayer Sergi García no viajó con sus compañeros a Málaga para seguir con su recuperación, a la que se está poniendo la máxima precaución puesto que el balear tiene que ser el compañero de Van Rossom en el puesto de base hasta el regreso de Vives. Con nueve jugadores de la primera plantilla sanos, el cuerpo técnico taronja tendrá que hacer encaje de bolillos para cuadrar el reparto de minutos en los tres partidos que van a afrontar en seis días, sumando el del jueves en Málaga de Euroliga y el del domingo en Vitoria de la ACB.

El camino irregular del Unicaja en el arranque doméstico tiene como termómetro el rendimiento de Nedovic. Cuando el serbio no está bien, terminó con 1 de 7 en triples en Bilbao, sufren. La progresión de Shermadini, que ha mejorado su nivel en el último mes, y de Brooks serán dos de las bazas de un equipo, el malagueño, que presenta la mejor defensa de la Liga.

Más

Fotos

Vídeos