El vestuario taronja no da por perdida la Euroliga

J. C. VILLENA VALENCIA.

El vestuario del Valencia Basket no va a dar por perdida la Euroliga, teniendo en cuenta que el único aliciente competitivo del torneo en la fase de grupos es acabar entre los ocho primeros, hasta que las matemáticas digan lo contrario. Los jugadores, y el cuerpo técnico, saben que las cuentas son muy complicadas con un balance de 5-12 y trece partidos por disputarse pero se miran en el espejo del Barcelona, que llega hoy a la Fonteta con tan sólo un triunfo más y donde las declaraciones públicas siguen siendo las de luchar por la remontada. Dentro de esa lógica, si los taronja logran vencer esta noche igualarán a los catalanes en la clasificación. Tendrán entonces, sean más o menos, las mismas opciones.

San Emeterio, el mismo jugador que habló de seguir picando piedra cuando el Valencia Basket perdió el primer partido de la final de la ACB frente al Real Madrid, lanzó ayer un mensaje ambicioso para los que den por muerto antes de tiempo a los valencianos: «No pensamos que estamos en tierra de nadie y tenemos la motivación de demostrarnos, según vayamos recuperando gente, lo que podía haber pasado si hubiéramos estado todos bien. No tenemos que renunciar a nada, vamos a intentar ganar al Barcelona y esa es siguiente motivación para seguir». Lo cierto es que desde el momento en que los taronja se han quitado la mochila de la 'obligación' están mostrando su mejor baloncesto en la Euroliga pese a la acumulación de bajas en el torneo.

Fotos

Vídeos