Baloncesto | Valencia Basket

«El Valencia Basket siempre está atento al mercado»

Chechu Mulero. / LP

Chechu Mulero reacciona ante la carga de encuentros. La Euroliga decide hoy sobre la última propuesta de la FIBA para encajar en el calendario los partidos de selecciones

JUAN CARLOS VILLENA Valencia Viernes, 6 octubre 2017, 14:21

La Euroliga decidirá hoy si acepta la última propuesta de la FIBA para encajar las ventanas de selecciones dentro del calendario de las competiciones de clubes, en una reunión que mantendrán las entidades que participan en la competición. Algo que, de producirse, aumentará la carga de partidos para los jugadores internacionales. La base del acuerdo se inició en el llamado 'pacto de L'Alqueria' el pasado 27 de septiembre en la puesta de largo de la ciudad deportiva del Valencia Basket, en la reunión que mantuvieron Patrick Baumann y Jordi Bertomeu. El primer paso lo dio el miércoles el ente federativo proponiendo que los partidos de la ventanas de noviembre y febrero se retrasen a los viernes y que los de Euroliga se adelanten esas jornadas al martes para que los jugadores implicados puedan disputar ambas competiciones.

El efecto práctico para el Valencia Basket puede llegar a una carga de partidos y viajes sin precedentes en esas semanas. En el peor escenario para el equipo de Txus Vidorreta, hasta siete jugadores pueden ser seleccionados por sus equipos nacionales (San Emeterio, Sastre, Vives, Abalde, Van Rossom, Diot y Dubljevic) con un calendario, en la primera ventana de noviembre, que dejaría así la escalada de encuentros; FC Barcelona en el Palau (viernes 17 en Euroliga y domingo 19 en ACB), Bamberg en Alemania (martes 21), partidos de selecciones (viernes 24 y martes 28), Olympiakos en la Fonteta (jueves 30) y MoraBanc Andorra en Valencia (sábado 2 de diciembre). Siete partidos en dos semanas.

La dirección deportiva taronja valora la incorporación de algún jugador más a la plantilla para afrontar este cambio en el calendario en el caso de que la Euroliga de el visto bueno, más allá de la lesión de Latavius Williams que le dejará fuera de las pistas, si se cumple la última previsión, hasta mitad de noviembre. Sin contar a Pedro Llompart, con contrato temporal hasta final de mes, el conjunto taronja tiene trece fichas profesionales con contrato hasta junio de 2018 tras la llegada de Van Rossom. En caso de activar este escenario el Valencia Basket llegaría a una plantilla de catorce o quince, el primer planteamiento del verano y que fue aparcado tras el esfuerzo económico de las renovaciones de Dubljevic, Diot y Sastre. Los nuevos acontecimientos pueden llevar a dar el siguiente paso. Hlinason, Puerto y Rico seguirán siendo los jugadores de apoyo desde el filial taronja mientras el club sigue abriendo la puerta a Romain Sato, que continúa en Estados Unidos por un problema familiar.

Chechu Mulero se mostró muy claro a la hora de valorar el cambio de escenario que puede provocar el aumento del calendario: "Hay que analizar la situación. Si hay un acuerdo entre FIBA y Euroliga y se aumenta el número de partidos hay que plantearse bien las cosas. El Valencia Basket siempre tiene que estar atento al mercado y a lo mejor que pueda necesitar el equipo".

Secciones
Servicios