Baloncesto | Valencia BC

El Valencia Basket inscribe a Sergi García y frena a Vives

Vives, ayer en el banquillo de la Fonteta. / Efe/ Miguel Ángel Polo
Vives, ayer en el banquillo de la Fonteta. / Efe/ Miguel Ángel Polo

El fichaje del balear se precipitó a primeros de diciembre por la bursitis en el tobillo del catalán, que llevaba jugando con dolor desde noviembre

JUAN CARLOS VILLENAValencia

Si algo no se le puede negar a los jugadores del Valencia Basket es compromiso. El tobillo izquierdo de Guillem Vives ondeó la bandera blanca en el ecuador del tercer cuarto del partido del pasado martes en el WiZinc Center frente al Real Madrid, tras un latigazo de dolor al frenar en seco en un movimiento defensivo. El base regresó en el AVE con una cojera evidente y ayer no pudo ni siquiera comenzar el trabajo con el equipo en el último entrenamiento previo al partido ante el Zalgiris. Su cara no era de amargura sino de rabia, al no poder completar tan sólo por el último instante un reto que parecía imposible desde el 2 de noviembre.

Vives lleva lesionado desde el partido ante el Fenerbahce en Estambul. En Turquía, donde sólo pudo disputar 15 minutos de partido, comenzó un calvario donde ha aguantado, infiltrado en muchos de los envites, hasta que su articulación ha dicho basta. Con Diot lesionado, el catalán optó por aguantar el dolor para no dejar al Valencia Basket con tan sólo un base en la rotación, con Pedro Llompart ya desvinculado del club y Andrés Rico, fichado en verano tras la salida de Van Rossom para alternar el filial con el primer equipo, también como baja de larga duración.

En la pequeña concentración que el calendario obligó en Barcelona, entre el 16 y el 19 de noviembre, la previsión con Diot, tras decidir que se sometiera a una artroscopia, era que su regreso no fuera más allá de Navidad si la intervención no revelaba una lesión mayor, que es lo que ocurrió. Desde ese instante, la entidad valenciana comenzó a sondear el mercado de bases puesto que, en cualquier momento, la lesión de Vives podía empeorar. Tras ese viaje de Barcelona se tomó la decisión de parar a Dubljevic, con un problema parecido al de su compañero pero en el tendón de Aquiles. El montenegrino también aguantó jugando con dolor hasta llegar al umbral máximo.

El problema en el tobillo de Vives, una bursitis que se resintió tras sufrir un esguince en el partido de Bilbao del 12 de noviembre, desembocó en la decisión del club de adelantar el fichaje de Sergi García, previsto para el verano de 2018. Chechu Mulero no viajó a Israel con el equipo, a principios de diciembre, para cerrar la incorporación del balear, que pese a estar en ese momento superando su pequeña rotura de fibras era fundamental para dar el relevo a Vives en cuanto se recuperara de su dolencia. En ese instante se activó un plan que no ha podido cumplirse al cien por cien por tan sólo un partido.

Sergi García firmó su contrato con el Valencia Basket el sábado 9 de diciembre y un día después, en el Palacio de los Deportes, Vives volvió a recaer de su lesión activando todas las alarmas. La recuperación del exjugador del Tecnyconta iba con los plazos muy justos y se mantuvo el umbral de la última semana del 2017, tras el pequeño parón por Navidad concedido por el aplazamiento del partido de la ACB ante el Unicaja para el 2 de enero. El catalán volvió a apretar los dientes para ayudar en los siguientes dos compromisos, frente al Estrella Roja y el GBC, hasta la jugada desgraciada del martes, que llegó en su mejor momento del partido ya que venía de poner por delante a los taronja con un triple (51-53).

El club inscribió ayer a Sergi García en la Euroliga, pare evitar cualquier susto administrativo por las fiestas navideñas y que pueda jugar el jueves 28, si se recupera a tiempo, ante el Panathinaikos. De momento no ha realizado ningún entrenamiento con el equipo pero ya se ha activado el protocolo para frenar a Vives y que, como ocurrió con Dubljevic, esté alejado de las pistas el tiempo suficiente para superar su bursitis. Con la inscripción de García, los taronja elevan a 15 las fichas profesionales en la Euroliga. El límite en el torneo son 16.

Fotos

Vídeos