El Valencia Basket cambiará el protocolo médico

Txus Vidorreta charla con el doctor Miguel Frasquet. / irene marsilla
Txus Vidorreta charla con el doctor Miguel Frasquet. / irene marsilla

El club variará su modelo tras la alarmante plaga de lesiones | La entidad aún no ha decidido a día de hoy si el reajuste afectará al actual organigrama aunque no se descarta que se derive al staff de L'Alqueria

Juan Carlos Villena
JUAN CARLOS VILLENAValencia

El Valencia Basket no sólo transita preocupado esta temporada con la plaga de lesiones sino también ocupado. Sin prisa, pero sin pausa. La entidad de la Fonteta está analizando las causas de los problemas físicos del equipo puesto que, en un club profesional que es el actual campeón de la Liga Endesa, no todo se puede quedar en la mala suerte. Tampoco en la culpa pura y dura. En ello está la entidad, que tiene claro que debe realizar cambios en el protocolo médico pero que aún no ha perfilado el nuevo modelo. La primera conclusión, tal y como ha podido confirmar esta redacción, es detectar los fallos del sistema más que apuntar con el dedo a personas determinadas. A día de hoy no se ha tomado ninguna decisión de reemplazo en las figuras del jefe de los servicios médicos, el doctor Miguel Frasquet, el preparador físico, Pedro Cotolí, o el coordinador del equipo de fisioterapeutas, Pablo Martínez, pero todas las opciones están abiertas en un momento, además, en el que la entidad está reorganizando su organigrama a medio plazo englobando a L'Alqueria del Basket. En el caso de cambiar piezas, el destino de alguna de esas salidas podría estar en la Ciudad Deportiva. Es decir, que el club no se plantea a estas alturas de la película ningún despido pero sí que realizará cambios en el modelo.

La preocupación por la plaga de lesiones, que han tenido una incidencia clara en el desarrollo de la temporada, ha llegado a la propiedad del club. Juan Roig ha tomado cartas en el asunto y ya ha preguntado a todas las instancias del Valencia Basket sobre los motivos. El malestar del empresario llegó primero con las lesiones de larga duración de Latavious Williams, que no ha debutado con la camiseta taronja, y de Antoine Diot, que tan sólo pudo disputar la Supercopa, y con la recaída de la lesión muscular de Sergi García. Esa fue la gota que llenó el vaso de la paciencia en la zona de moqueta de la Fonteta.

El base balear fue fichado por el Valencia Basket el 9 de diciembre, después de un pago de 300.000 euros para liberar al jugador del Tecnyconta Zaragoza. La operación se certificó durante el viaje de los valencianos a Tel Aviv, donde se disputó el partido de la Euroliga frente al Maccabi. Juan Roig capitaneaba esa expedición. Desde entonces, el jugador que venía para suplir las bajas de Diot y de Vives, puesto que el tobillo del catalán ya había dado el serio aviso que se certificaría unas semanas después, tan sólo ha disputado 48 minutos, contabilizando el envite del jueves ante el Olympiacos, y se ha perdido 18 partidos, el quinto que más ausencias ha tenido de la plantilla pese a llegar a primeros del mes de diciembre.

El parte de guerra de los taronja a finales de febrero sigue siendo desgarrador, puesto que ha llegado al parón por los partidos de selecciones acumulando 195 bajas en los 46 partidos disputados esta temporada, los 20 de la ACB, los 23 de la Euroliga, los 2 de la Supercopa y el de cuartos de final de la Copa del Rey. En Navidad, las alarmas del club ya estaban encendidas con una media de 3,5 bajas por partido... pero la media ha subido hasta los 4,24 actual por la lesión traumática de Van Rossom.

El propio entrenador reconoció ayer en una entrevista a LAS PROVINCIAS que no se podrá hablar de objetivos deportivos en la ACB, la competición en la que el cuadro de la Fonteta sigue teniendo las opciones intactas puesto que defiende la segunda plaza de la tabla, hasta recuperar a los lesionados. La semana que arranca hoy es clave para calibrar el mes de marzo, vital en la Liga Endesa. Latavious Williams se entrenó ayer por primera vez con contacto con sus compañeros desde que cayera lesionado a finales de agosto. Su carga de trabajo durante esta semana será determinante para establecer si está para jugar durante la primera quincena de marzo. Como reconoció ayer el propio Vidorreta en este periódico, el pacto con el club es no acudir al mercado si Williams está para jugar en esa horquilla. Si no logra superar esa prueba se volverá a poner encima de la mesa la necesidad de fichar.

La gran noticia sigue siendo la evolución de Guillem Vives y Van Rossom. El catalán comenzará hoy a probarse en ejercicios colectivos de 5x0 y, dependiendo de su evolución, no se descarta que esta misma semana pueda entrenar con el grupo, e incluso pueda viajar el sábado a Gran Canaria. En la misma situación está el belga, que mañana pasará una revisión que, vistas las cargas de trabajo que soporta, determinará si su regreso es inminente. Algo que, de confirmarse, acortaría en mucho los plazos de su regreso.

A día de hoy tan sólo Thomas, Doornekamp y Pleiss no se han perdido un partido en lo que va de temporada. El alemán dejará en dos esa cifra puesto que tendrá que parar entre diez y quince días por su fascitis plantar (regresó cojeando de Atenas). Durante la semana le realizarán más pruebas para determinar el alcance de su lesión. Con Pleiss tocado y Williams probándose sobre la pista será más importante que nunca la salud de Dubljevic. El montenegrino fue sometido el viernes, al regreso de Grecia, a una nueva infiltración de plasma enriquecido. El Valencia Basket cambiará en verano su protocolo médico. Algo lógico tras una temporada nefasta.

Fotos

Vídeos