Un Valencia Basket sin bases

Van Rossom abandona la Fonteta en camilla tras su lesión. / efe/ miguel ángel polo
Van Rossom abandona la Fonteta en camilla tras su lesión. / efe/ miguel ángel polo

Van Rossom se fractura tres vértebras y no tiene fecha concreta de vuelta | El conjunto taronja vuelve a tener seis bajas y busca un fichaje ya que sólo recuperará a Sergi García en el puesto de uno para la Copa del Rey

JUAN CARLOS VILLENA

Sam Van Rossom sufre una fractura no desplazada de las apófisis transversas derechas de las vértebras L2, L3 y L4, tras su aparatosa caída en un lance del partido que enfrentó al Valencia Basket con el Khimki el viernes. El mal menor, puesto que el base quedó ingresado en la Clínica Quirón tras observar en el primer TAC que la lesión podía tener mayor gravedad. Las pruebas complementarias a las que fue sometido ayer por la mañana dictaminaron esa triple fractura, pero sin desplazamiento. La clave para hablar de un mes con corsé. Pasadas esas cuatro semanas, la evolución marcará su vuelta, pero sin un plazo concreto de vuelta. La horquilla más optimista es de menos de dos meses pero no se descarta que se vaya a los tres.

La habitación de Van Rossom se convirtió en un lugar de peregrinaje para compañeros y trabajadores del club, antes de su traslado ayer por la tarde al Hospital Intermutual de Levante, donde permanecerá ingresado durante unos días hasta que se controle el dolor. La entidad valenciana, con sus cinco bases con contrato lesionados (no hay que olvidar a Andrés Rico), ya está mirando al mercado para fichar un base puesto que a corto plazo, para la Copa del Rey de Las Palmas, sólo recuperará a Sergi García en ese puesto. Los otros cuatro tienen perspectiva de medio y largo plazo para volver. Un drama.

El conjunto taronja viajó ayer a Galicia, para enfrentarse hoy al Obradoiro, sin ningún base puro. Ni siquiera del filial. El más difícil todavía en una temporada nefasta en cuanto a las lesiones... pero que está demostrando, a su vez, la fortaleza de ese vestuario. Con la perspectiva que están dando las bajas, que el Valencia Basket sea segundo de la ACB en solitario y tenga las mismas victorias en Euroliga que el Barça es casi heroico. Txus Vidorreta está exprimiendo la faceta psicológica para que no se le caiga el grupo. «Tengo cuatro 'bases' cojonudos todavía. Abalde, Sastre, San Emeterio y Green son unos bases cojonudos. Iremos a Santiago a ganar, como siempre. Otra cosa es que lo consigamos, pero a ganar vamos a salir seguro», volvió a repetir antes de subirse al avión. La prueba será de órdago a la grande.

A buen seguro que Moncho Fernández, un alquimista, intentará desgastar la debilidad taronja en la dirección, buscando una victoria que supondría para el Obradoiro continuar la buena senda iniciada la pasada jornada en Bilbao, tras siete derrotas consecutivas. Con Thomas y Pustovyi como puntales, los gallegos intentarán hincar el diente a un equipo que se le ha atragantado en las últimas once ocasiones. Sàbat podrá disputar el choque tras superar sus molestias, en el duelo entre dos de las mejores defensas de la ACB. A la espera de un refuerzo, necesario, en el puesto de uno.

Fotos

Vídeos