El Valencia Basket y el Ayuntamiento ya negocian por el nuevo pabellón

Ribó atiende a los medios tras el pleno municipal celebrado ayer. / damián torres

«Estamos empezando a dialogar con el club y hay varias ubicaciones de las que estamos hablando», reconoce el alcalde, Joan Ribó

TONI CALERO VALENCIA.

Justo un día después de la presentación de l'Alqueria, un complejo impulsado por el Valencia Basket que consta de 15.000 metros cuadrados y ha supuesto 18 millones de euros de inversión, el Ayuntamiento reconoce que ya se han iniciado las conversaciones con el club de la Fonteta para la construcción del nuevo pabellón. Joan Ribó admitió los contactos, aunque quiso ser cauto porque entiende que el diálogo está «en fase embrionaria» y que avanzar más informaciones «no sería prudente» en estos momentos.

El nuevo pabellón es un proyecto que el Valencia Basket lleva estudiando desde hace muchos años y terminada l'Alqueria, la 'casa' de los canteranos del conjunto taronja, parece que la construcción del recinto que sustituirá a la Fonteta empieza a coger fuerza. «Se está hablando y estamos en esa fase de empezar las conversaciones. Es pronto para avanzar los temas, pero sí que hemos hablado», reconocía Ribó tras el pleno del Ayuntamiento de Valencia. Tal y como adelantó ayer este periódico, el nuevo pabellón ya está metido de lleno en los pensamientos de los responsables del club valenciano. «La ciudad estaba pidiendo a gritos hacer un pabellón y la idea ya está en marcha porque la sociedad lo está exigiendo con su presencia en los partidos de la Fonteta. Tenemos una demanda grandísima de pases. Si esta temporada tuviéramos un pabellón más grande, seguro que podríamos tener 4.000 abonados más», apuntaba el director general, Paco Raga.

Sobre la necesidad de ampliar el aforo para dar cobijo a los seguidores del Valencia Basket también se pronunció Ribó. «El club de basket tiene ahora un buen pabellón y es un pabellón que tiene unas dimensiones determinadas, en el futuro hará falta otro, es de lo que estamos hablando», explicó el alcalde. Juan Roig, propietario del Valencia Basket, siempre ha mantenido que para construir un pabellón más grande, primero había que llenar la Fonteta cada fin de semana. Y ese paso está ya más que superado.

La ubicación es quizás uno de los puntos más sensibles a tratar dentro de las negociaciones entre el Ayuntamiento -que ha propuesto la medalla de oro de la ciudad al Valencia Basket- y el club. Todavía bajo mandato del PP, el consistorio ofreció la parcela adyacente a la Avenida de Cataluña, junto a la Universidad de Valencia. Esa posibilidad no cuajó. Ahora, una de las primeras alternativas que se barajan es la de ubicar el nuevo recinto en un solar colindante a l'Alqueria, entre las calles Ángel Villena y Antonio Ferrandis. Esa posibilidad se ha estudiado aunque existen otras. «No sería prudente hablar sobre ello», dijo Ribó, quien aseguró que desde el Ayuntamiento se está hablando con el club «de varias ubicaciones».

La toma de contacto ha sido positiva y el alcalde reconoce que su intención es que las cosas «vayan avanzando». El Valencia Basket va a disputar este año la Euroliga y su presidente, Jordi Bertomeu, se pronunció acerca del nuevo pabellón: «Es la guinda que nos falta. Valencia necesita un pabellón más grande y moderno. El club lo sabe».

Más

Fotos

Vídeos