Txus Vidorreta: «Me gustaría ganar la Euroliga con el Valencia Basket»

Txus Vidorreta arenga a su plantilla durante un tiempo muerto. / acbphoto
Txus Vidorreta arenga a su plantilla durante un tiempo muerto. / acbphoto

El técnico muestra su predisposición a renovar, su deseo de cumplir un ciclo de tres años en la Fonteta y admite su sintonía con el club

JUAN CARLOS VILLENAVALENCIA.

Txus Vidorreta no quiere que su ciclo en el banquillo del Valencia Basket acabe esta temporada puesto que, ocurra lo que ocurra en la ACB, tiene la sensación de que muchas cosas se quedaron por el camino en la primera Euroliga a treinta partidos de la historia del club y la plaga de lesiones. Así lo afirmó ayer en una charla de dos horas, a corazón abierto, en La Rambleta. Puso para ello como ejemplo la primera charla que tuvo con el propietario de la entidad taronja al firmar su contrato: «Estuvimos cenando durante tres horas, junto a Paco Raga y Chechu Mulero, y a la hora y media Juan Roig me dijo que quería ganar la Euroliga. Le respondí que yo también y es por eso que luego llegó el guiño el día del Proyecto FER. Quiero ganar la Euroliga con el Valencia Basket. Es el mayor reto de mi carrera deportiva». El vasco admitió su complicidad con el dueño del club «porque lo que más le gusta es debatir sobre pequeñas situaciones de baloncesto. Le apasiona nuestro deporte, otros entrenadores que no hayan elegido ser tan felices en la vida como yo igual se sentirían atacados pero a mí me parece una gozada que me pregunte».

Para que ese deseo pueda cumplirse, Vidorreta debe renovar su contrato. El vasco admitió que aún no tiene ninguna oferta del club pero que aunque le gustaría que «se hablara antes» tiene claro las reglas del juego en el Valencia Basket, donde hasta que no acaba la temporada no se negocian los contratos. Al respecto, lanzó su deseo: «No sé donde voy a estar el 30 de junio pero me veo entrenando muchos años. Firmo estar tres años en Valencia, más de tres me parecería un milagro porque nadie lo ha logrado aquí durante mucho tiempo». Antes de ese momento, el técnico se marca un listón alto de exigencia: «Percibo muy buena sintonía en todos los niveles del club. Dije que venía a defender el título y quiero ganar la Liga. Es un reto complicadísimo pero a día de hoy no me vale otra cosa que jugar la final para ganarla. Hay un objetivo mínimo que es el de jugar la Euroliga por primera vez dos años seguidos en el club».

El entrenador taronja, después de expresar que renovaría a Rafa Martínez y que considera que Van Rossom es el líder del vestuario, abordó el espinoso asunto de los pitos que ha recibido en sus últimas presentaciones: «Los aficionados que se me han acercado siempre me han mostrado cariño. Lo que me preocupa es el equipo y lo que sucede en los 40 minutos. Lo que pasa antes y después lo asumo con naturalidad. Respeto a las personas a las que nos les gusto. El club no está cómodo con lo que está pasando y una parte de la afición tampoco porque puede incidir en el rendimiento y todos queremos que el Valencia Basket gane. Tomo nota, la afición quiere que ganemos. Me gustaría que no sucediera pero respeto a quien me pita. Los jugadores están conmigo a muerte y yo con ellos».

Fotos

Vídeos