La trilogía del sufrimiento para el Valencia Basket

Dubljevic lucha por el balón con Mike Tobey, ante la mirada de Will Thomas y Abromaitis. / acbphoto

El equipo amarra su tercera victoria en la ACB con una rotación de nueve Green aguanta a los taronja en la primera parte y un arreón de Sastre en el último cuarto permite una nueva victoria agónica

JUAN CARLOS VILLENA

Nadie se acordará del nivel del Valencia Basket en los tres primeros partidos de la ACB. La trilogía del sufrimiento. Sería, además, suicida hacer cualquier juicio de valor sobre el crecimiento del proyecto de Txus Vidorreta a estas alturas de la función, donde los taronja han disputado las tres primeras entregas de la Liga Endesa, en siete días, con cuatro lesionados. Tres de ellos en el juego exterior. Sí, ayer volvió Abalde... pero sus tres minutos en pista fueron testimoniales. En La Laguna, los valencianos ganaron con el sufrimiento de los nueve jugadores que siguen agarrándose al parquet mientras van vaciando el depósito de la gasolina. Ese, quizá, sí que es el síntoma más preocupante del estrés semanal de las tres victorias. Dubljevic, Green, Vives y hasta el portentoso Sastre levantaron en algún momento el brazo pidiendo un reseteo. Mientras vuelven los lesionados... mejor crecer ganando. Como hacen los grandes equipos.

El Valencia Basket se llevó la victoria de Tenerife porque supo defender, con uñas y dientes, la pequeña distancia que ganó después de que se parara el mundo con el 58-58. Un parcial de 0-5, iniciado con un tapón de Sastre (¡que nivel!) a Beirán y culminado con cinco puntos de Dubljevic despejaron las nubes (58-63). Restaban 4.24 para el final del partido. Los fallos en los tiros libres de los taronja, cinco en ese tramo, fue el único argumento al que se agarró el Iberostar. Con 67-70, a falta de 12 segundos, Van Rossom falló dos de ellos. El balón fue para San Miguel, que salió a la carrera. El belga fue a encontrarse en su trayectoria y llegó el momento de la confusión; el aragonés lanzó desequilibrado pidiendo falta. No se señaló nada. Ahí murió el partido. En todo caso, hubieran sido dos tiros libres perdiendo de tres. Tan cabreado estaba Markovic con su equipo, que no mató el partido en un segundo nefasto de los valencianos, que la protesta quedó ahí. Victoria de aliño, sufrida y que deja al Valencia Basket cuarto como uno de los cinco invictos del arranque de campaña. Nadie se acordará del sufrimiento cuando, es de suponer, Vidorreta tenga a sus trece jugadores disponibles. Será otro mundo.

En los partidos atascados, los equipos grandes sobreviven por la calidad de sus estrellas. Para eso vino Erick Green. Con el escenario visitante en el primer tiempo, la derrota hubiera sido inevitable de no haber tenido en ese momento a alguien que aguantara la vela. Green lo hizo, anotando 12 de los 20 puntos de su equipo en el primer cuarto y repartiendo dos asistencias (18-20). Hasta el descanso, sufrió con la defensa da ayudas del Iberostar. Su equipo, también. El Valencia Basket dejó de ver aro desde el 29-30 anotado por Vives... pero el conjunto canario no aprovechó el apagón para poner tierra de por medio, para desesperación de un Markovic que como buen 'perro viejo' sabía que el 37-34 al descanso no era una noticia tan maravillosa como parecía.

Green y Dubljevic no tardaron en demostrar que el bosnio no estaba equivocado, con un parcial de inicio de 0-5 que volvió a poner por delante al conjunto taronja (37-39). La irrupción de Pleiss, que presentó un gran nivel pese a su esguince de tobillo, fue clave cuando el montenegrino se quedó sin fuerzas en el ecuador del tercer cuarto. La buena conexión del alemán con Doornekamp permitió al Valencia Basket defender su exigua renta antes del inicio del último cuarto (52-53). Tobey, Bassas y Abromaitis fueron las últimas bazas del Iberostar, que fue muriendo en cada fallo de White. Hasta llegar al comentado 58-58. El momento donde los galones de Sastre, por suerte para Juan Roig su contrato está blindado, decidió dar un golpe encima de la mesa. Eso sí, urge vaciar la enfermería... o fichar.

Más

Fotos

Vídeos